¡Si a la paz, No a la guerra!

¡Si a la paz, No a la guerra!

Por: Rodolfo Cortés Calderón

Los tambores de guerra del Imperio, siguen inmemorialmente sonando, esta vez por el desquiciado inquilino eventual de la casa blanca, Donald Trump. El Mundo ha reaccionado consternado, pero indiferente ante esta amenaza nuclear de los negociantes de armas y mercaderes de la vida. Consternado, por que nadie aspira a una guerra por simple que ingenuamente se nos presente, menos de tipo nuclear; e indiferente, porque no se escuchan aún las reacciones de reconocidos líderes políticos mundiales como Pablo Iglesias, José Mujica, Bernie Sanders, etc.

Creyéndose el amo y juez de los pueblos, el gobierno de los Estados Unidos pretende imponer sus políticas maquiavélicas y hegemónicas a todos los estados del mundo, pero hay naciones tan dignas como Cuba, Vietnam, Corea del Norte, Irán, Siria, Venezuela y otros que se oponen a esta política demencial.

Desde mediados del siglo pasado Estados Unidos viene hostigando a Corea del Norte y hoy día lo acosa, igual que lo hace con Irán, por los avances tecnológicos nucleares como lo tienen varios países imperialistas aliados a Estados Unidos, pero que no permiten a otros estados independientes fuera de su órbita. Los gringos rápidamente olvidan las palizas que han recibido en Playa Girón, Cuba y en Vietnam en décadas pasadas.

Con motivo del bombardeo unilateral realizado por parte de Estados Unidos, primero, descargando más de medio centenar de misiles  en contra de una base militar de Siria, acusándola como hicieron con Irak de poseer armas químicas, donde murieron 6 militares y, posteriormente, lanzando la “Madre de las Bombas”, no nuclear, de 10 toneladas de peso--sobre un reducto del DAESH (IS) en Afganistán, donde murieron casi un centenar de yihadistas--las reacciones no se han hecho esperar, entre ellas la del líder espiritual del cristianismo, el Papa FRANCISCO, que ha dicho:  “…detengan a los “señores de la guerra”, los únicos que se benefician con la violencia, y agregó que mientras, los que pagan, son siempre los “últimos, los inermes”.

Rechazamos también, la actitud injerencista del gobierno imperial de Estados Unidos y sus vasallos de la Unión Europea contra los gobiernos progresistas de Latinoamérica: Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, El Salvador, Haití y otros gobiernos que se oponen a ser esclavos y gendarmes del amo del Norte.

La única intención de Estados Unidos y sus vasallos, es apropiarse de todos los bienes estratégicos de estas naciones, para lo que se están aliando con los sectores empresariales y mediáticos de los gobiernos alineados con el Imperio.

A finales del Siglo XX cuando Venezuela era un potrero de los magnates petroleros alineados al imperio norteamericano, del total de los ingresos de Petróleos de Venezuela, PDVSA, solamente el 20% de los ingresos generados pasaban a ser parte del estado venezolano, hoy día, el 100% se utiliza para generar bienestar en salud, educación y alimentos básicos a todo el pueblo, sin pretender ignorar que muchos lastres del siglo pasado, como la corrupción, todavía gravitan sobre esta sociedad donde el IDH se ha incrementado, más que a sus vecinos detractores.

Rechazamos la actitud servil y guerrerista del monigote de los gringos Luis Almagro de la OEA en contra del gobierno democrático y revolucionario de Venezuela. El Proyecto Bolivariano debe continuar y triunfar por el bienestar de la sociedad americana y de la humanidad en general. Las naciones del Abya Yala deben unirse y declarar este territorio zona de paz, desarrollo y fraternidad entre sus pueblos.
Gracias mil a los científicos sociales Leonardo Boff, Amy Goodman, Noam Chomsky, Atilio Borón, James Petras y otras lumbreras que nos dan luces al respecto.

Ya antes lo dijo un analista internacional, si aceptamos o apoyamos  servilmente una guerra nuclear, la próxima  guerra será con piedras y mazos dentro de miles o  millones de años cuando la Tierra se haya regenerado, porque la Tierra no desaparecerá  sobre la faz del Universo ante un holocausto nuclear, sólo desaparecerá la vida “superior” con el estúpido ser humano a la cabeza,  después de su destrucción de parte de los locos imperialistas guerreristas productores de armas y dueños de las grandes financieras mundiales.

Decimos al unísono: ¡SÍ A LA PAZ, NO A LA GUERRA!

19 de abril 2017, Quincuagésimo Sexto Aniversario del Triunfo de la Revolución Cubana en Playa Girón.