¡NOS DEBEN!

¡NOS DEBEN!

Por: Lucía Vijil*

Luego de la detención de 20 estudiantes universitarios, que en una acción directa, buscan generar presión, respecto a los temas de: criminalización de la protesta estudiantil, reelección de Julieta Castellanos y el proceso viciado de la elección de la Junta de Dirección Universitaria; la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, publica en sus redes sociales un dato estimado de los daños ocasionados supuestamente por los 20 estudiantes a las instalaciones del edificio denominado “Julyseum”.

La sobrevaloración y aumento de costos nos hace pensar si los espacios y materiales supuestamente dañados por los y las estudiantes que fueron detenidos, estaban hechos de cobre y fueron traídos desde la Patagonia.

Resulta curioso que una manguera esté valorada por 18,000.00Lps y este dato haya sido arrojado por “especialistas” en la materia. Si nosotros (as) nos pusiéramos a contar los daños que hemos obtenido desde el inicio de la reforma hasta este momento, tendríamos el siguiente cuadro:

DAÑOS OCASIONADOS A LOS Y LAS ESTUDIANTES DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE HONDURAS – PREELIMINAR

Daño      
Cantidad Precio estimado Total
Elección de los concejales (impuesto de dedo) incluyendo viáticos y becas. 2 250,000,000 Lps 500,000,000Lps
Desalojos militares-violentos 19 670 000 Lps. 12, 730 Lps
Persecución interna, amenazas y hostigamiento 1,907,434 230,000Lps (sin incluir redes sociales, solo amenazas verbales) 438,709,820,000Lps

Está claro que el valor asignado a los daños ocasionados por la universidad a los distintos espacios donde el y la estudiante interactúan y  se forman, es demasiado bajo y no es cuantificable, sería imposible añadirle valor a tanto atropello. Esto se convierte solamente en una aproximación, a lo ridículo que se observan este tipo de acciones que justifican criminalizar a la protesta estudiantil, no tener dicurso coherente para actuar en contra de los y las estudiantes y enjuiciar a los y las que siempre han puesto cara y espalda, por la defensa de la educación pública en nuestro país.

¡LIBERTAD PARA LOS Y LAS ESTUDIANTES!