Tomás Andino, un reconocido defensor de derechos humanos integra la Junta Interventora para la selección de Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, Conexihon quiso conocer más acerca de la opinión de Andino de cara al arduo trabajo que le espera.

 

Conexihon: ¿Cómo analiza Usted el papel que juega la actual CSJ?

Tomás Andino: T.A

T.A R/ Desde que fue electa en enero de 2016 hasta la fecha, la actual CSJ colaboró en edificar la dictadura que Juan Orlando Hernández impuso en Honduras, permitiéndole abusos de poder que comprometieron seriamente la democracia y la soberanía nacional, además de tender un manto de impunidad sobre muchos casos que defensores de derechos humanos elevaron a su conocimiento. Como muestra de lo anterior, cabe recordar que, mediante fallo del 14 de abril de 2016, no admitió dos recursos de inconstitucionalidad sobre la reelección, esta Corte ratificó el fallo de la anterior Corte Suprema de Justicia emitió en abril de 2015, que había dado curso a la inconstitucional reelección presidencial de JOH; tampoco tomó acciones de oficio en el asunto.

 De similar manera, ratificó las ZEDES al rechazar recursos de inconstitucionalidad interpuestos a su conocimiento en contra de su Ley Orgánica. Otro caso de confabulación con el gobierno autoritario de JOH ocurrió cuando la CSJ formó parte de la Comisión Nacional de Defensa y Seguridad bajo el liderazgo del narco dictador, órgano que destruyo la independencia de poderes establecidos en la Constitución de la Republica.

Aun hoy día, cuando ya no cuenta con el respaldo del ex Presidente JOH, por guardar prisión en New York, la actual CSJ continúa siendo el cuello de botella que tiene la actual administración para solventar problemas que requieren de su concurso y, peor aún, detenta el poder suficiente para invalidar iniciativas gubernamentales. Finalmente, tanto la actual CSJ como el Ministerio Publico, ambos elegidos durante el mandato del narco dictador, por su inoperancia y parcialismo, han servido para perpetuar el estado de impunidad en que se encuentra la justicia de Honduras

 Conexihon: Tomando en cuenta la conformación de la Junta Nominadora, ¿Qué avizora del proceso de la selección de los candidatos?

 T.A R/ Se avizora un proceso de selección en el que tendrá poca cabida la manipulación, por varias razones. Primero, porque la Ley Especial de la Junta Nominadora contempla innovaciones que la vuelven un instrumento mas eficaz para hacer una selección objetiva y menos sesgada por influencias externas; por ejemplo:

  • los miembros de la Junta Nominadora no podemos presentar candidaturas a magistrados(as), sino que los propios interesados se auto postularan, con lo cual se amplía el universo de concursantes que entraran en competencia; y entre más competencia haya, menos posibilidad de que queden los “combos” que sean introducidos por estructuras partidarias, empresariales o criminales;
  • los miembros de la Junta no podemos votar por candidatos, sino que solo podemos calificarlos; serán sus propios méritos o deméritos los que los incluyan o excluyan de la lista final;
  • los parámetros de la evaluación no serán definidos al capricho de los miembros de la Junta, sin que ya están establecidos en la Ley con sus respectivos puntajes, con lo cual no se podrán acomodar para que favorezca a determinados candidatos(as);
  • esta Junta Nominadora, a diferencia de las anteriores, está obligada a rendir un informe público de cada etapa del proceso y a justificar sus calificaciones, tanto de aquellos que dejo en la lista como de aquellos que no incluyo en ella; y,
  • el proceso garantiza el derecho a la veeduría social y al escrutinio publico de nuestras acciones, so pena de ser procesado por el IAIP, lo cual augura que será uno de los procesos más vigilados de la historia de Honduras.

En segundo lugar, el proceso de selección de los y las miembros de la JN, ha estado menos contaminado de influencias de grupos facticos de poder que en anteriores Juntas nominadoras, al menos en lo que respecta a la elección de los representantes de la sociedad civil, las centrales de trabajadores, el Colegio de Abogados de Honduras y los claustro de profesores de derecho de las Universidades; no así en el caso del COHEP, el CONADEH y la CSJ cuyos procesos de selección no fueron públicos, y por lo cual asumo representaran los intereses de sectores tradicionales y del gobierno anterior (espero equivocarme).

 Conexihon: Para Usted, ¿qué requisitos deben de llenar los nuevos magistrados de la CSJ?

 T.A R/ La Constitución establece ya en su articulo 309 los requisitos básicos, que son; 1) ser hondureño por nacimiento; 2) gozar plenamente de sus derechos ciudadanos; 3) ser mayor de 35 años; 4) ser abogado y notario debidamente colegiado; y, 5) haber ejercido la judicatura por un mínimo de 5 años, o ejercido la profesión de abogado y notario por al menos 10 años. 

Aparte de estos, la Ley de la Junta Nominadora establece que, para ser magistrados o magistradas, el profesional debe reunir las mas altas calificaciones en integridad personal y profesional, capacidad y ética profesional, en base a pruebas, entrevistas y exámenes psicométricos.

Pero, aparte de estos, considero que un magistrado debe tener un compromiso con los más desfavorecidos de nuestra sociedad, víctimas de un sistema de “justicia” que no merece llamarse así; debe tener un alto sentido de patriotismo, para que venda la patria en la menor oportunidad, , y debe poseer también una gran vocación pedagógica, capaz de construir teoría jurídica y jurisprudencia, para orientación de los miles de profesionales del derecho que requieren de guía profesional para cumplir a cabalidad con su profesión.

 Como representante de la sociedad civil, ¿Qué aporte piensa darle Honduras en ese sentido?

 R/ No soy abogado, pero he sido diputado y conozco muy bien cómo debe actuar un magistrado en relación con el ordenamiento jurídico nacional; además he sido dirigente social por lo cual conozco la forma de como las ciudadanas y ciudadanos, en especial los que pertenecen a estratos sociales menos favorecidos, han sido afectados por fallos injustos, procesos judiciales amañados, favoritismo a grupos de poder, entrega de la soberanía nacional y de nuestro recursos naturales, abusos de autoridad y similares, que dependen de la forma torcida en que muchos jueces aplican la legislación hondureña. En ese sentido, mi aporte será complementar con una mirada social los indicadores propiamente jurídicos que calificaran a los y las candidatas.

 ¿Por qué considera que los nuevos magistrados deben ser diferentes a los actuales miembros de la CSJ?

 R/ Porque los actuales se han caracterizado por ser serviles al poder de una banda criminal que se enquisto en el Estado, vinculada al narcotráfico, al grado de convertirse en sus títeres; además, han violentado principios torales de la Constitución de la República, como la separación de poderes, la sucesión presidencial y la no reelección; han prostituido la noble función de la judicatura para ofrecerla al mejor postor de los grupos de privilegio existentes; y en general han traicionado su juramento de cumplir y hacer cumplir la Constitución de la Republica.

Las y los nuevos magistrados(as) no pueden repetir el vergonzoso papel que jugaron sus homólogos actuales. Deberán tener no solo una gran capacidad profesional, dada por grandes conocimientos, experiencia y habilidad de desempeño, sino también tener una gran estatura ética, amor a la Patria, vocación de servicio y actitud para transparentar todas sus acciones. Estoy seguro que hay hondureñas y hondureños que reúnen esos requisitos.

 ¿Qué responsabilidad tienen los magistrados de la CSJ en el grado de impunidad existente?

R/ Muchísima. En primer lugar, porque estos son responsables del nombramiento y supervisión de las y los jueces que existen a nivel nacional, y por tanto es su responsabilidad que no hayan hecho nombramientos idóneos. En segundo lugar, porque son responsables de supervisar al personal judicial y actuar cuando la ciudadanía reclama el mal desempeño de estos. En tercer lugar, porque los mismos magistrados han dado mal ejemplo de como se administra justicia a sus subalternos, retroalimentando la corrupción ya existente.

 


Más Leídos