Colors: Blue Color

Por Juan Almendares Bonilla

La primera reflexión que se hace en el marco de esta pandemia es porque desde hace un siglo después de la mal llamada la gripe española en 1918, en pleno siglo XXI, no se haya producido una tecnología que supere la distancia social;  se ha viajado a marte, se han construido las bombas más destructivas de la humanidad (Proyecto Manhattan) y el proyecto del genoma humano.

Por: Ollantay Itzamna

En los EEUU., que la policía asesine a un “negro” es una cotidianidad casi irrelevante.

Indican que las recientes protestas multitudinarias y simultáneas en las diferentes ciudades de los EEUU, y en otras ciudades del mundo, a raíz del asesinato público de George Floyd por el agente policial Derek Chauvin de Minneapolis, son comparables con las protestas ocurridas ante el asesinato de Martin Luther King, hace cinco décadas atrás.

Por: Pedro Martínez Pírez
 
El asesinato del negro estadounidense Gerge Floyd, por un policía blanco en la ciudad de Minneapolis, en el Estado de Minessota,  ha tenido una amplia divulgación en los medios de prensa de Cuba, y a mí me hizo recordar el racismo institucional imperante en el archipiélago cubano hasta el primero de enero de 1959.

Por: Víctor Manuel Ramos

Que yo sepa, hasta el momento no se ha descubierto ningún medicamento capaz de combatir el coronavirus COID 19 (Rusia acaba de anunciar que ha certificado un antiviral que dicen es capaz de contener la infección). De tal manera que quienes se curan y se reponen de un ataque de este temido virus, hasta ahora, lo hacen debido a su reacción inmunológica. Los médicos ofrecen, únicamente, es atención sintomática: aislamiento; tratamiento: de la fiebre, de las reacciones alérgicas, de las insuficiencia respiratoria, de los problemas de coagulación y de la nutrición adecuada y el suministro de líquidos y electrolitos necesarios para la vida.

Por: Abiezer Zabdiel

Conocemos que la imposición del Estado de excepción es la medida por excelencia que han determinado los gobiernos, para lograr una “efectiva” cuarentena que logre detener los alarmantes niveles de contagio del COVID-19, pero lo cierto es que el Estado de Excepción enmascara la incapacidad de contención de los gobiernos y revela los grandes niveles de pobreza y desigualdad que se vive en nuestros países; como lo muestra el informe de la CEPAL del año 2019 sobre el índice de pobreza en América Latina siendo un 30.8% y del cual 11.5% es el índice de pobreza extrema[1]. Lo cual nos deja en una encrucijada entre la que disputa el hambre, la salud y el “bien social o el bien de la nación” ya que mantener el Estado de excepción donde se limitan una cantidad de derechos –entre ellos el de circulación y asociación- es insostenible en realidades como las nuestras que dependen del movimiento continuo de la economía informal, de la cual subsisten al menos 130 millones (46.8%) de latinoamericanos[2].

Por Carlos Méndez

(De la serie: Crónicas Urbanas)

Aquella tarde  pintada con un color sureño anaranjado violeta, la recién nacida fue dejada en los brazos de una mujer generosa y tierna. Tenía apenas quince días de nacida. Era un junio de 1982.

Últimas Noticias

Más Leídos

  • Semana

  • Mes

  • Todo