Colors: Blue Color

Por: Karla Lara/ cantora feminista

Crecí en una familia con privilegios, siempre había comida en abundancia, rosas que mi mamá cultivaba, cosas bonitas en la casa, dormí bien en una buena cama, había música, libros, poca televisión, mucha familia y juegos de mesa, y también jugábamos chiminicuarta, cuerda, muñecas y hacíamos representaciones teatrales donde el guión era el clásico de la telenovela mexicana de la mujer a la que le robaban el hijo recién nacido y deambulaba como loca en la casa, exclamando “mi hijo, devuélvanme a mi hijo” que era un peluche de oso color café, que finalmente recuperaba.

Por: Andrés Morales

Desde abril del año 2018 varias de las notas dirigidas en la prensa oficial remarcaban títulos como el siguiente: El salario de los diputados rebasa los 100 mil lempiras con otros beneficios (El Heraldo, 15 de mayo de 2018); en esta nota se ponía en claro todos los jugosos beneficios que los diputados ostentan hasta la fecha, como ser las compensaciones por zonas, seguros médicos de lujo, viáticos mensuales en transporte y hospedaje, fondos departamentales y un largo etcétera. Y en aquel momento se añadía a todos estos gastos, el oneroso aumento salarial que llevó a 90 mil lempiras la cifra promedio de ingreso mensual de nuestros congresistas, equivalentes a 3,610 dólares, cifra que compite con los ingresos de los diputados mejor pagados de Centroamérica. Definitivamente los numerosos incentivos que reciben todos los diputados de las diferentes bancadas, terminan convirtiéndose en privilegios que sostienen niveles de vida impensables en un país tan desigual como el nuestro.

Por: Juan López
DPD, Pedagogo
05 de julio 2020

No se puede luchar por la vida del pueblo Hondureño y mantener al mismo tiempo al ídolo dinero en funcionamiento empresarial en plena pandemia. Ahora son médicos quienes están poniendo las cosas en su lugar. La sociedad está acostumbrada a aplaudir, vitorear y hasta besar a los grandes líderes que discursan sobre aquello que el pueblo necesita, hombres o mujeres que levantan la esperanza en un mundo de justicia y de verdad aunque no llegue a realizarse, casi siempre personas que no pertenecen al mundo de los excluidos y hambrientos, sino a elites que saben jugar y manosear la subjetividad de la población. En estos tiempos de pandemia, de crisis global y derrumbe de toda esperanza anclada en personas e instituciones, cuando todo se encuentra en la cuerda floja, la palabra del medido es una palabra de Dios. Estamos en la metamorfosis de la resignificacion del ser humano, la humanidad, el mundo, la vida.  

Víctor Manuel Ramos

Muy preocupante resulta el silencio de quien ostenta, ilegalmente, la presidencia de la República en torno a los escándalos de corrupción que han salido a la luz pública, con motivo de la pandemia que tiene al pueblo hondureño en la zozobra y llena de pánico. Esto, a pesar de sus constantes comparecencias en las Cadenas radiales, que no dejan de ser un abuso, pues en ellas se dedica a hacer el papel de médico y no de conductor de un país.

Al parecer, (aun en tiempo de crisis nacional) el trabajo más arduo que realizan algunas|os diputadas/os, es la de fungir cómo "community mánager" del partido político con el que militan. Se esmeran mucho en andar revisando detenidamente ciertos perfiles en las redes sociales, y dar seguimiento a aquellas publicaciones, que son contrarias a los intereses de altos funcionarios, o simplemente afectan negativamente la imagen política de los mismos.

 

Por: Víctor Ramos

El día jueves, 25 de junio, en plena pandemia, entra en vigencia el nuevo Código Penal. Este nuevo instrumento legislativo, una vez que fue del conocimiento de la ciudadanía hondureña, despertó una ola de oposición y rechazo, sentimiento que se hizo evidente a través de múltiples medios, sobre todos en los canales sociales masivos.

Últimas Noticias

Más Leídos

  • Semana

  • Mes

  • Todo