Por: Rodolfo Cortés Calderón

El 28 de junio de 2009 la ciudadanía y la endeble democracia hondureñas sufrieron la puñalada trapera de un enésimo golpe de Estado que promovieron los sectores más retardatarios de Honduras: los partidos políticos conservadores, los empresarios cavernarios, los serviles militares, los tarifados y corruptos medios de comunicación social y, detrás del telón, la embajada de Estados Unidos, mejor léase Departamento de Estado o Pentágono, moviendo los hilos de sus títeres.

Triste es la historia política de Honduras desde la falsa independencia que ha devenido entre asquerosas revueltas de caudillos del bipartidismo, una veintena de golpes de Estado, los ineptos militares dirigiendo la administración pública y los corruptos y asesinos narcotraficantes hechos gobierno.

Surge el Notinada

Unos meses después del golpe de Estado, por una brillante y original creación del equipo conductor de Radio Progreso—obra de la Compañía de Jesús de la iglesia Católica--, una de las pocas emisoras que se opuso ferozmente al golpe y enfrentó a los golpistas con meridiana decisión, surgió el año 2009 el programa joco-satírico EL NOTINADA, una parodia que refleja el comportamiento antiético y mercenario de los periodistas y programas noticiosos de la mayoría de las corporaciones radiales y televisivas de Honduras: Televicentro, Corporación Audiovideo, Canal 11, periódicos corporativos, etc.

Más adelante surgieron en la misma línea los Polirrateros del Norte en alusión a un grupo musical mexicano Los Tigres del Norte supuestamente financiado con dineros sucios del narcotráfico.

El Dictador en la picota

Si es cierto que el juicio que se realiza actualmente en Nueva York, Estados Unidos, está únicamente orientado al juzgamiento de su hermano Juan Antonio (Tony) Hernández, sin embargo, da la impresión que el más señalado por los acusadores y testigos es el actual dictador de Honduras , Juan Orlando Hernández, conocido como JOH.

Pero no debemos olvidar que Juan Orlando Hernández es actualmente el protegido del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, así como lo fue en su tiempo el militar Manuel Noriega, presidente  dictador de Panamá (1983-1989) que al finalizar su gobierno fue extraditado al país del norte acusado de narcotráfico, donde pagó su larga condena. Por eso dice el vulgo “mal paga el diablo a quien bien le sirve”.

¿Qué le pasará a Juan Orlando Hernández, JOH?

Los partidos políticos un chasco

En Honduras la oposición no existe, y si la hay, es una recua de trasnochados diputados timoratos que no saben qué hacer ante tan valiosa oportunidad para sacar al dictador; lo que les interesa a ellos y ellas son las 100.000.oo razones (Lempiras) que los obnubilan y embrutecen. Los soñadores quieren que este trompo se lo “eche a la uña” la embajada Yanqui (padrinos del dictador) o el Congreso Nacional a través de un juicio político, pero su torpeza no les hace ver que para sacar al dictador se requiere el 75% de los votos y la gran mayoría la tiene el partido Nacional con sus comparsas mercenarias liberales, udeistas, aliancistas, democristianos, etc. (que suman más de 100 diputados del total de 128) y no dudaría se sumen algunos de Libre.

Es sumamente infantil y mediocre lo que hace y dice la “oposición” –además de orinar cada uno por su lugar--durante el juicio de Juan Antonio (Tony) Hernández que se realiza en Nueva York.

Debe investigarse a los militares

Si alguien cree que los militares son unos santos y no están metidos en el narcotráfico actúan como ingenuos o desmemoriados. Desde el asesinato de la pareja Ferrari a mediados de los años 1970 se le hacen señalamientos a esta casta, sin embargo, usted ve a gran cantidad de altos oficiales que no pasaron de ganar sueldos modestos al mes y hoy tienen sendas haciendas, propiedades e inversiones. ¿De dónde tanta opulencia?

Además, hay una infinidad de oficiales de la Policía y de la FFAA que aún no han sido enjuiciados por crímenes de lesa humanidad cometidos antes, durante y después del golpe de Estado, entre ellos Billy Joya, Julián Pacheco Tinoco, ministro de Seguridad y el que se pavonea entre las cómplices corporaciones mediáticas siendo un truhán, Romeo Vásquez Velásquez ex Jefe de las FF.AA.

Conclusiones

·        Deseamos prolongada vida a este dinámico equipo periodístico de Radio Progreso, que hace tanto bien a la formación y concientización política de la ciudadanía hondureña, más que cualquier partido político. Ante tanta amenaza y represión de la dictadura de JOH no nos agradaría les sucediera lo mismo que con el equipo de la revista satírica Charlie Hebdo que fue atacada el 2015 por terroristas en Francia o con los hermanos jesuitas de la UCA en El Salvador, asesinados por las Fuerzas Armadas en 1989.

·        Es una lástima que la oposición política hondureña esté tan acomodada a sus mezquinos intereses, que no son los del pueblo hondureño. En un momento tan coyuntural y lesivo que vive el país, no podemos ser indiferentes.

·        Desde nuestro punto de vista Juan Orlando Hernández, JOH y su hermano el ex diputado nacionalista Juan Antonio (Tony) Hernández ya fueron juzgados por el pueblo, sólo falta que paguen su pena. Es cosa de esperar.

·        Ojalá que un día no muy lejano nuestro pueblo hondureño, que es altamente generoso y hospitalario,--según el pensar de los que nos visitan del exterior-- se despoje de los partidos políticos y vote por personas dignas y honestas y no por colores, caciques o payasos de la farándula mediática. Sólo así seremos libres, soberanos e independientes.

¡Exigimos justicia para los ambientalistas asesinados y protección para las personas que defienden sus territorios de las garras de las insensibles empresas extractoras!

¡Exigimos libertad para los presos ambientalistas de El Guapinol, Colón y para los presos políticos de la dictadura!

9 de octubre de 2019, QUINCUAGÉSIMO SEGUNDO ANIVERSARIO DEL ASESINATO DE SAN ERNESTO DE LA HIGUERA (ERNESTO CHE GUEVARA DE LA CERNA).


0
0
0
s2sdefault

Más Leídos