Tegucigalpa, Honduras (Conexihon). – Luego de sufrir un atentado criminal el día jueves 26 de mayo, en horas de la madrugada, hoy domingo, falleció en una de las salas del primer piso del hospital Escuela en Tegucigalpa, el comunicador social y camarógrafa de Metro TV, Ricardo Ávila, el joven se mantenía con vida, pero con un diagnóstico reservado por parte de los médicos especialistas del principal centro asistencial del país.

Ávila sufrió un disparo en la cabeza mientras se trasladaba a su centro de trabajo el jueves en horas de la madrugada, el hecho se registró en Marcovia zona sur del país. Inmediatamente, fue trasladado al hospital del Sur, de donde fue remitido al hospital Escuela en Tegucigalpa, donde los médicos lucharon por mantenerlo con vida.

Una enorme consternación ha provocado en el gremio periodístico y de medios de comunicación de Choluteca y del país, esté hecho criminal, al grado de realizar movilizaciones y protesta ante las autoridades policiales y de justicia, solicitando se esclarezca este caso.  Hasta el momento, sin ninguna respuesta, los responsables de este hecho criminal, siguen libres y en impunidad.

Justicia para el comunicador social Ricardo Ávila

La policía vinculó el hecho a un asalto, presuntamente realizado por una banda criminal que opera en la zona, sin embargo, el joven no fue despojado de ninguna de sus pertenencias, incluida su motocicleta, celular, dinero e identificaciones.

Días antes del hecho, el joven Ávila manifestó a sus colegas que cambiaría de teléfono celular debido a que creía estaba intervenido, pero no ahondo sobre el tema y tampoco se ha logrado establecer nada en la investigación que ejecuta la dirección policial de investigación.

El Comité por la Libre Expresión (C-LIBRE), insta especialmente al la Fiscalía de Delitos Contra la Vida, que investigue amenazas que obligaron al comunicador, recientemente, a cambiar de número telefónico. Y a investigar este crimen y los 96 asesinatos de periodistas y comunicadores sociales, el 90% de estos casos se encuentran en impunidad.

El pasado viernes colegas y amigos de Ricardo Ávila, se manifestaron pacíficamente frente a las instalaciones regionales de la policía y el ministerio público en Choluteca, con el propósito de exigir un alto a la ola de violencia que atraviesa la ciudad, en especial el gremio periodístico, con la muerte de Ávila suman 97 asesinatos contra periodistas y comunicadores.

El cuerpo del joven será trasladado desde Tegucigalpa a la zona sur, para ser velado en su casa de habitación, en la comunidad los Puentes de la aldea de Cedeño, municipio de Marcovia, Choluteca.  


Más Leídos