Una de cada diez agresiones digitales se materializó en ataques físicos, así lo revela un estudio académico realizado en conjunto por estudiantes del Centro Universitario Tecnológico (CEUTEC) y Comunicaciones Estratégicas (SartCom). 

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon). - Tomando como muestra 177 periodistas, un estudio académico demostró que agresores utilizan las redes sociales como principal plataforma para desacreditar e intimidar a periodistas. El trabajo tuvo respuesta en 16 departamentos del país y busca visualizar el problema de ciberacoso como un tema de interés social poco estudiado, pero de fuerte repercusión. 

Entre los datos más relevantes destaca que en Honduras, seis de cada diez periodistas o comunicadores sociales recibieron agresiones digitales en 2021, los medios empleados, redes sociales y WhatsApp. Los agresores se esconden en el anonimato en un 62% seguidos de un 13% que son reconocidos por las víctimas como compañeros de trabajo, jefes o incluso instituciones oficiales. 

De los números a los relatos 

De 2017 a la fecha, el Comité por la Libre Expresión (C-Libre) ha documentado 17 casos de ciberataques contra periodistas y medios de comunicación, el más reciente por parte del asesor en comunicaciones, Milton Benítez, contra el expresidente del colegio de periodistas Dagoberto Rodríguez, luego que Rodríguez publicará una noticia falsa en redes sociales. 

Otro de los casos documentados es el de la periodista Gilda Silvestrucci, corresponsal de Telesur y directora del programa radial en La Plaza. Silvestrucci, el 12 y el 13 mayo de 2022, recibió dos ciberataques, luego de abordar el tema de narcotráfico, extradiciones y posibles repercusiones en el país. 

Anteriormente en 2018, Silvestrucci con el acompañamiento de C-Libre denunció otro acosador, pero de manera formal ante el Ministerio Público, el caso fue desestimado con el argumento que el agresor tenía problemas psicológicos.  A juicio de C-Libre, Gilda Silvestrucci ha sido víctima del delito de incitación a la discriminación establecido en el artículo 213 del Código Penal Vigente, porque los mensajes recibidos reflejan promoción de discriminación, odio, desprecio, persecución y violencia.

Te puede interesar:

http://www.clibrehonduras.com/cl/index.php/alertas/ciberataque/1443-periodista-riccy-moreno-denuncia-captura-de-informacion-antes-de-su-atentado