Juticalpa, Olancho (Conexihon).- Periodistas de Olancho identifican a funcionarios públicos como sus principales agresores al tiempo de exponer varias agresiones de las que han sido víctimas en el marco del ejercicio de su labor informativa.

Así lo denunciaron durante el diagnóstico sobre la Libertad de Expresión para periodistas del departamento de Olancho quienes identificaron entre las agresiones sufridas: amenazas, obstrucciones, agresiones verbales, intimidación, censura y ciberataques.

De acuerdo con los datos del Comité por la Libre Expresión (C-Libre) en el departamento de Olancho se han cometido cuatro asesinatos de periodistas entre ellos el de una mujer. Tres de los periodistas fueron asesinados en el municipio de Catacamas y uno en el municipio de Dulce Nombre de Culmí de ese departamento, todos se encuentran en total impunidad.

Los periodistas asesinados son; José Bayardo Mairena y Manuel Juárez a ambos les quitaron la vida en el año 2010 cuando se conducían de la ciudad de Catacamas a Juticalpa, Pedro Canelas asesinado en el municipio de Dulce Nombre de Culmí en el año 2020 y la periodista Johana Alvarado también asesinada en el municipio de Catacamas.

Indefensos por falta de justicia ante agresiones

Al igual que en todos los departamentos del país los periodistas de Olancho manifestaron sufrir agresiones sin que las autoridades no hagan nada aunque se interpongan denuncias y visibilicen los casos.

La periodista Gelsomina Elizabeth Munguía más conocida como “Bety Munguía”, relató a Conexihon que en muchas ocasiones ha sido objeto de agresiones en el ejercicio de su labor informativa “Yo he recibido amenazas personalmente y también me he bajado de mi carro y les he dicho vénganse pues si me quieren matar aquí estoy cual es el problema… son problemas que socialmente tenemos que enfrentarlos porque estamos en una indefensión horrible no existe la ley, para que voy a ir a poner una denuncia al Ministerio Público o a la DPI o la pongo en la DPI y hasta allí no más llegó”.

La periodista Munguía recuerda que fue víctima de amenazas de cierre del medio de comunicación por parte de representantes de  la Empresa de Energía Eléctrica  (EEH) por movilizar a personas molestas por las innumerables interrupciones de energía eléctrica “Cuando anduve convocando a las fuerzas vivas de esta ciudad para sacar a la EEH del país yo reuní al pueblo unas cuatro veces, y porque yo hice los spots guardo en mis archivos la amenaza que me mandó el apoderado legal de la EEH, yo lo reté que me vinieran a cerrar la radio como si yo no conocía la ley de CONATEL”.

Munguía también comentó que un empleado municipal la amenazó por verter su opinión en cuanto al trabajo que realizan en la institución gubernamental “Un empleado de la municipalidad de Juticalpa porque comenté en la red social que allí no servían para nada, me dijo que por eso aparecíamos mosqueados y me lo dijo personalmente, luego me encontré a unos amigos que le dijeron que si algo me pasaba ya sabían quién era, claro es gente que sabe de la lucha y que vamos a ir hasta el final sea para bien o para mal”.

Por su parte Carlos Flores quien labora en el medio de comunicación “San Pancho TV”, detalló las agresiones de las que ha sido objeto “Podría hablar de tantas formas que nos han evitado ejercer nuestra labor más que todo las fuerzas militares, uno de los casos es cuando ellos capturaron a un ciudadano y con golpes, patadas y empujones lo metían a la patrulla, al percatarse que yo estaba filmando la Policía quiso quitarme mi equipo de trabajo la cámara, al final nos defendimos con nuestra identificación y hablar con el jefe a nivel departamental, a él lo sancionaron en esa ocasión por agredirnos”.

Por su parte,  Mario Oseguera quien trabaja en el Canal 8 del municipio de Juticalpa y es periodista deportivo, indicó “Dentro del periodismo deportivo hemos enfrentado la censura el enojo de muchos dirigentes deportivos a quienes no les gusta la crítica constructiva que se les hace a sus equipos, el fin de semana anterior dos de mis compañeros de trabajo fueron agredidos a quienes les lanzaron el portón en la cara y prácticamente se les corrió de este inmueble por el simple hecho de ser objetivos en lo que se dice, somos víctimas de insultos de dirigentes molestos”.

“En prensa general es terrible como en escenas del crimen las autoridades quieren censurar y evitar que uno como prensa no dé cobertura a sucesos que se dan y no podemos tapar el sol con un dedo, cuando en el departamento de Olancho todos sabemos que hay tiempos que la situación se pone critica debido a la ola de violencia” añadió, Oseguera.

Oseguera señaló que los periodistas de Olancho han soportado amenazas por cubrir escenas del crimen por parte de los que cometen los hechos, y que en ese departamento la prensa ha estado desprotegida.

“Exigimos respeto como prensa por el trabajo que realizamos y más protección por parte del Estado que ya se deje de retórica que todo queda en documentos y leyes que nadie cumple, esa protección que el Estado debe de darle a una parte sensible de esa sociedad como lo es la prensa en general tiene que ser una realidad y no parte política sectaria” culminó, Oseguera.

 


Noticias Destacadas

Más Leídos