Comayagua, Honduras (Conexihon).- La noche del domingo 27 de septiembre, una llamada telefónica de la periodista Sandra Pérez de la ciudad de Comayagua, informaba a la Red de Alertas de Protección a Periodistas y Comunicadores Sociales (RAPCOS) que su colega Luis Almendares estaba herido con arma de fuego.

Desde ese momento se conoció fue que los disparos habían dañado órganos vitales del cuerpo, de Almendares; le perforaron un pulmón, el intestino y además le habían dañado su columna vertebral.

Almendares alertó de su atentado mediante una transmisión en su cuenta de Facebook, en la que pidió ayuda a sus vecinos, pues el ataque ocurrió en la comunidad de Mata de Caña donde el periodista residía.

Un total de once horas transcurridas después del ataque contra Luis Almendares y nuevamente una llamada de la periodista Sandra Pérez informaba sobre su muerte en el Hospital Escuela de la ciudad de Tegucigalpa a las 5:25 de la mañana del lunes 28 de septiembre.

Luisito como cariñosamente se le llamaba, salió de su casa de habitación a eso de las 6:15 de la noche del domingo 27 de septiembre a comprar la comida para su fiel amigo de cuatro patas (canino), quien también perdió la vida en ese momento, atropellado por un automotor.

De acuerdo a la versión del mismo periodista, en el camino hacia la pulpería sujetos a bordo de una motocicleta lo atacaron con arma de fuego, infiriéndole varios disparos de bala. Esta fue la narración que Almendares ofreció a quienes lo auxiliaron e incluso a colegas periodistas que de forma inmediata se apersonaron al Hospital Santa Teresa de la ciudad de Comayagua, en donde recibió atención médica, previo a su traslado a Tegucigalpa.

Luisito el periodista del pueblo

Luis Almendares era un periodista único en el municipio de Comayagua, la gente lo reconocía y admiraba por su don solidario con las causas justas, era una persona jovial, servicial y muy dinámica que siempre denunciada sin tapujos y sin titubear actos de corrupción.

Marcaba pautas informativas, pues también tenía la capacidad de realizar análisis de contextos con certeros comentarios que lo colocaban en una condición especial dentro de la opinión publica en el municipio de Comayagua, es por ello que su asesinato ha generado indignación de seguidores, colegas y organismos nacionales e internacionales.

Con mas de 10 años de ejercer el periodismo, Luisito habría trabajado en diversos medios locales y al menos seis medios de comunicación nacional como corresponsal en Comayagua, pero siempre su prioridad fueron sus redes sociales, desde donde colocaba el periodismo humano que tanto amaba.

Su cuenta en facebook era su medio de comunicación por excelencia desde donde denunciaba y hacia servicio social para sus seguidores, que evidencian sus gestiones para apoyar a los más necesitados con alimentos, medicinas y campañas para operaciones entre otras.

También su perfil servía para denunciar permanentemente los actos de corrupción de su amada Comayagua, esto le ocasiono represiones jurídicas e incluso agresiones físicas contra su integridad por parte de los que se sentían amenazados ante las denuncias del comunicador.

Luisito también hacia uso de sus redes sociales para motivar la perseverancia y por eso compartía parte de su vida personal con la finalidad de motivar y alentar a sus seguidores.

El periodista provenía de  una familia con serios problemas económicos y con estigmas sociales por lo que el comunicador con orgullo exponía  los grandes logros de su vida: "En el año 1990 dormía bajo una barra en un burdel en el Barrio Independencia, en 1996 vendía alcitrones en la carretera, en el 2002 fui presidente del León Alvarado, en el 2006 me gradué del colegio, en el 2011 murió mi mamá y el mundo se me vino encima y en el 2016 me gradué de la universidad como Licenciado en periodismo y para el 2021 espero graduarme de abogado", detalla una publicación de Luisito.

Almendarez además formaba parte de la Red RAPCOS de la ciudad de Comayagua y había participado en varios eventos realizados por C-Libre, el más reciente fue el diplomado en extractivismo y la presentación del Informe de Libertad de Expresión (ILE) en febrero de este año.

Exigencias por asesinato del periodista

C-Libre visibilizó a través del sistema de Alertas, reiteradas denuncias de amenazas en contra del periodista, según registros desde el mes de abril del año 2018 el periodista denunció que el juez municipal lo acusó ante un bufete jurídico de "incitación al odio", luego en septiembre del mismo año denunció haber recibido querella por delitos de injuria por publicación que realizo en sus redes sociales sobre el actuar de una cooperativa de la ciudad donde residía.

En marzo del año 2019 fue citado en los juzgados de paz por haber publicado una denuncia que involucraba a un docente, la última alerta se registró en el mes de junio del presente año donde denunció actos de la Cámara de Comercio e Industrias de Comayagua, y la misma lo estaba obligando a revelar su fuente.

La última Alerta que emitió C-Libre, fue el 28 de septiembre de 2020, donde se denunció el atentado criminal contra Luisito que finalmente le quito su vida.

Al respecto, Amada Ponce, directora de C-Libre, denunció "Después de siete alertas por violaciones a la libertad de expresión de Luis, nadie escuchó la voz de Luis, nadie pudo poner las manos sobre la vida de esta persona, incluso ayer que llamamos al mecanismo de protección fue muy tardía la presencia de la policía nacional, tardó tres horas en llegar".

"Este es un llamado al Mecanismo Nacional de Protección y a la Fiscalía de Delitos Contra la Vida para dar con los culpables de su asesinato" exigió, Amada Ponce.

Otra de los organismos en manifestarse en contra del asesinato del periodista es la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (OACNUDH), el cual emitió un comunicado donde insta al Estado hondureño a realizar una investigación independiente, rápida, efectiva e imparcial, que incluya como línea de investigación la labor periodística de la víctima, que permita juzgar a los responsables del crimen y presentar resultados en un plazo razonable.

El día martes 29 de septiembre pese a la normativa que prohíbe la aglomeración de muchas personas en consecuencia del covid-19, Luisito fue despedido como lo merecía aunque aun no era su tiempo de dejar este mundo, el comunicador fue acompañado a su morada final por una multitud de personas en una clara manifestación que el periodista estaba del lado correcto.

Hasta pronto Luiste Almendares


Más Leídos