Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Cuatro de los siete comunicadores sociales asesinados en el departamento de Atlántida, al norte de Honduras eran trabajadores del medio de comunicación local Canal 45 TV, propiedad de un dirigente del partido oficialista, actualmente en el poder.

Los crímenes cometidos contra los comunicadores en la zona parecen tener muchas coincidencias, cinco de ellos fueron cometidos en los meses de junio (1) y julio (4), todos ellos con armas de fuego (7), dos de ellos en San Juan Pueblo el resto en la ciudad de La Ceiba, en las cercanías de su vivienda o de su trabajo.

En relación a los medios en los que trabajaban, dos de ellos eran corresponsales de Radio América, uno de Radio HRN y cuatro más de Canal 45TV, todos ellos trabajaban con noticias generales, pero coincidentemente en temas relacionados con el quehacer político, el narcotráfico y el crimen organizado.

El más reciente asesinato cometido contra un comunicador en La Ceiba, parece tener aún mayores coincidencias que podrían ser investigadas por el Ministerio Público, especialmente la Unidad de Delitos Contra la Vida, que lleva más del 90 por ciento de los casos de asesinatos de periodistas en Honduras.

En declaraciones a “La Tarde” de TSI, el padre de German Vallecillo Jr., también un comunicador social de larga trayectoria en esa ciudad expresó “Mi hijo era un hombre cariñoso. Solo se metió a la política y comenzaron las envidias en su contra”. Sin señalar si existió amenazas directas al comunicador por su vocería o por su trabajo político.

Respuesta estatal extrañamente “oficiosa”

German Vallecillo y Jorge Posas

El asesinato de German Vallecillo y su camarógrafo, Jorge Posas, puede tener fuertes vínculos si se observa la respuesta estatal en el asesinato ocurrido apenas tres años antes contra el también comunicador y líder político, Víctor Yobani Fúnez Solís conocido por el sobrenombre “La masa”. En ambos casos se trata de dos personas de reconocida trayectoria en la ciudad de La Ceiba, con liderazgos políticos, que habían abordado temas de violencia ocurridos en la zona.

Fúnez Solís, había recibido “amenazas casi a diario” de personas no identificadas que le llamaban o a través de mensajes en su celular. Una de ellas ocurrió en el mes de abril de 2016, durante la transmisión el vídeo del asesinato de un conductor de transporte interurbano de la empresa de transportes Cristina a manos de una mujer. Pese al hecho el Estado hondureño no ofreció ninguna medida de protección para su vida.

Sorpresivamente a pocas horas de lo ocurrido este primero de junio, en el caso de los comunicadores German Vallecillo y Jorge Posas, seis personas fueron detenidas y al igual que en el caso de Fúnez, fue filtrado a los medios de comunicación un video que muestra la agresión y el escape de los supuestos implicados.

Además, al igual que en el asesinato de “La Masa” los supuestos culpables fueron capturados en cuestión de horas, aunque de los cinco detenidos, únicamente está plenamente identificado Ramón David Zelaya (24), presunto integrante de la pandilla Barrio 18. Mientras que otro de los aprehendidos sería el responsable de conducir el vehículo en el que finalmente huyeron, según versión de las autoridades.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión ha establecido que “el asesinato de periodistas y miembros de medios de comunicación constituye la forma de censura más extrema. Y como ha observado la Corte Interamericana de Derechos Humanos, “el ejercicio periodístico sólo puede efectuarse libremente cuando las personas que lo realizan no son víctimas de amenazas ni de agresiones físicas, psíquicas o morales u otros actos de hostigamiento”.

“Dichas acciones no solo vulneran de un modo especialmente drástico la libertad de pensamiento y expresión de la persona afectada, sino que además afectan la dimensión colectiva de este derecho (…) violan el derecho de estas personas a expresar e impartir ideas, opiniones e información y, además, atentan contra los derechos de los ciudadanos y las sociedades en general a buscar y recibir información e ideas de cualquier tipo”.

Esa dimensión colectiva del derecho y el impacto moral-psicológico de estos hechos podría estar enviando un mensaje a la población hondureña en momentos en los que se debate en el país la gestión de los fondos destinados a la pandemia por COVID-19 y la abrogación del Código Penal.

Por otra parte, como señaló el Relator Especial sobre la Promoción y Protección del Derecho a la Libertad de Opinión y Expresión de las Naciones Unidas, un ataque contra un periodista es “un atentado contra los principios de transparencia y rendición de cuentas, así como contra el derecho a tener opiniones y participar en debates públicos, que son esenciales en una democracia”. Cuando tales delitos quedan impunes, esto fomenta la reiteración de actos violentos similares y puede resultar en el silenciamiento y en la autocensura de los y las comunicadoras.

Víctor Yobani Fúnez Solís “La Masa”

Victor Yobani Fúnez "La Masa"

Fúnez era considerado un líder dentro del actual partido político en el poder, además era de los candidatos a diputados más votados por el Partido Nacional en el Congreso Nacional (CN) y su programa de noticias era “Panorama Nocturno”.

Tras darse a conocer el crimen del comunicador social las autoridades dieron a conocer un vídeo de 21 segundos, donde se muestra el asesinato perpetrado por un sujeto vestido con short y camiseta y portando un casco de motocicleta. El hombre se acerca al vehículo del periodista, cuando él estaciona su vehículo en la entrada de su casa en el barrio La Isla, a eso de las 4:00 de la madrugada. En él se observa que le apunta y de forma expedita le infiere un balazo cerca de la cabeza, tras lograr su cometido le saca algo del bolsillo y se marcha a bordo de una motocicleta.

Es importante mencionar que Víctor Fúnez era parte de la empresa de comunicaciones “45 TV,”, medio muy influyente en La Ceiba, Atlántida, propiedad del diputado y empresario de las comunicaciones, Rodolfo Irías Navas, quien en octubre de 2019 fue señalado en el testimonio de Víctor Hugo Díaz Morales, alias “El Rojo”,  por su supuesta participación en la recepción de sobornos para facilitar el tráfico de estupefacientes a Estados Unidos.

Operativos capturan sospechoso en menos de cinco horas

Captura de Álvaro Euceda 

Un conocido vendedor de droga, quien cuenta con dos identificaciones, fue detenido a menos de cinco horas de ocurrido el crimen. Según informaron medios locales, “las autoridades de la Policía Nacional montaron operativos en la zona y sus alrededores para tratar de capturar al sospechoso”.

Según la publicación de Diario La Prensa “Cuatro equipos especializados de la Policía de Honduras iniciaron las investigaciones por el asesinato del periodista y candidato a diputado por el oficialista Partido Nacional Víctor Fúnez”.

El entonces jefe de la Policía en La Ceiba, Alán Reyes, dijo a periodistas locales que dos equipos especiales de esa ciudad y otro de San Pedro Sula (norte) se han sumado a las investigaciones del asesinato del comunicador. "Estamos recolectando información y evidencias para que nos permitan tener una claridad" que permita identificar a los responsables y el móvil del crimen, explicó. Señaló que los "mejores especialistas" de la Policía hondureña apoyarán las "labores técnicas y de análisis de la información" recabada en la escena del crimen.

El detenido se hacía llamar Álvaro Euceda Crúz o Edwin Reynieri Suazo alías “El Pájaro” y según información de las unidades de inteligencia, es un reconocido sicario y distribuidor de droga en la zona.

De acuerdo con el informe, uno de los “logros obtenidos de FUSINA del 11 al 16 de junio” fue la captura de “El Pájaro”. El análisis preliminar indicó que el supuesto sicario “cometió varios errores, entre ellos haber despojado al comunicador de sus pertenencias (la cartera y los celulares)”, tras rematarlo en el suelo, de un tiro en la cabeza.  A “El Pájaro” le decomisaron dos armas de fuego y una motocicleta.

Supuesto autor se declara culpable

La hipótesis con mayor fuerza es que tanto Fúnez como Edwin Suazo, tuvieron un altercado en el Bar “Los Gavilanes” la noche del miércoles, donde este último laboraba y el alegato subió de tono y terminaron con amenazas a muerte.

De acuerdo a la primera confesión, el acusado relató que llegó a donde estaba el comunicador porque tenía problemas con “El Masa”.

Agentes del departamento de Delitos Contra la Vida y los de Procesamiento de la Escena del Crimen, también recolectan información sobre esta muerte, a fin de cuadrar el caso sobre los motivos del crimen y el hechor.

La confesión de “El Pájaro”

Detenido: Llegué, estaba él y me quería disparar y antes le disparé yo.

Policía: Pero lo mataste.

Detenido: Teníamos problemas anteriormente

Policía: ¿Con quién?

Detenido: Con él

Policía: Pero vos lo mataste

Detenido: Sí compa.

Un día después se retracta:

Según las declaraciones de Edwin Reynieri Suazo alias El Pájaro fue obligado por agentes de la policía para decir que asesinó al comunicador, porque recibió una brutal golpiza.

«Me obligaron. Me golpearon. Me golpearon, mire, levánteme la cabeza, todo me golpearon. Me obligaron. Me obligaron a hablar, a decir eso. Ellos me dijeron que dijera eso sino me iban a matar”, expresó.

Asimismo, se le cuestionó si había tenido problemas con el periodista y dijo que no, que él era una persona del lado del pueblo.

En menos de veinticuatro horas, las autoridades informaron también del hallazgo de los documentos personales del comunicador en un solar baldío, a inmediaciones de la zona conocida como Sea View, en las imagines divulgadas se muestra la tarjeta de identidad, el carné del Seguro Social y siete tarjetas bancarias más, propiedad del comunicador.

Los documentos fueron encontrados durante un operativo de saturación que ejecutaban agentes policiales en la zona de La Barra y los barrios La Julia y La Isla”, informó el subinspector Luis Flores, vocero de turno de la Unidad Departamental de la Policía en Atlántida, norte de Honduras.

Reynieri Suazo, fue declarado culpable de los cargos de asesinato, robo, atentado y lesiones, enviado al centro penal del barrio inglés y podría enfrentar hasta 30 años de cárcel una vez que se individualice la pena.

Vinculan al alcalde de La Ceiba

Melissa Fúnez

Días después, trascendió que hermana del periodista, Melissa Fúnez, hizo un fuerte señalamiento en contra del alcalde de dicha ciudad, Carlos Aguilar, también integrante del Pardito Nacional, por supuestamente ser el autor intelectual de dicho crimen. 

«Tan ignorante son ustedes, fue ese maldito alcalde, porque mi hermano ayudaba más que ese alcalde», enfatizó en Facebook la hermana de occiso, según se conoció.

Poco después, en medio de esa maraña de rectificaciones la esposa del periodista ceibeño aclaró que su cuñada en ningún momento dijo que el alcalde de La Ceiba haya tenido que ver en el asesinato de su hermano.

En ese sentido, manifestó que “escuché esos rumores, pero tuve comunicación con mi cuñada.  Y ella me dijo que en ningún momento expresó que el alcalde haya participado en el crimen”.

Al mismo tiempo, indicó que la hermana del periodista asesinado le declaró que posiblemente haya sido que le hackearon –usurparon- su cuenta en las redes sociales.

ASESINATOS DE PERIODISTAS EN LA CEIBA