Tegucigalpa, Honduras. Conexihon.hn.- El Comité por la Libre Expresión (C-Libre), realizo durante el periodo del 15 de marzo al 30 de mayo un monitoreo a la situación de vulnerabilidad de los periodistas y comunicadores sociales que integran la Red de Alertas de Protección de periodistas y Comunicadores Sociales (RAPCOS) y profesionales del periodismo en general en el marco de la epidemia del Covid-19.

De acuerdo al monitoreo, a partir de disposiciones legales implementadas por el Gobierno de Honduras para evitar la propagación del Covid-19, periodistas y comunicadores sociales, que han tenido consecuencias en los ingresos económicos, sociales, sanitarios, salubres y desde luego también sufren afectaciones emocionales.

Así lo refleja el monitoreo realizado en las ciudades hondureñas de Puerto Cortés, Omoa, La Paz, Juticalpa, San Lorenzo, Choluteca, Victoria, Santa Bárbara, Tegucigalpa.

La llegada del Covid-19 a Honduras

La pandemia del coronavirus arrasa con todo lo que se le pone a su paso, casi 400 mil víctimas mortales y de momento algunos países del mundo enfrentar la etapa más complicada de este mal que parece no tener solución definitiva.

Fue en diciembre de 2019 que se registraron los primeros casos de Covid-19 en China, pero nadie fue capaz de dimensionar lo que se avecinaba hasta que en 2020 el virus se regó como pólvora a nivel mundial.

Con la pandemia poniendo de rodillas a media Europa los países latinoamericanos indiferentes a la problemática no idearon un plan para protegerse creyendo que no serían alcanzados por la pandemia.

El 30 de enero de 2020, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de manera conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), declararon el brote del nuevo coronavirus (2019-nCoV) como una emergencia de salud pública de importancia a nivel internacional.

Honduras empezó a sentirse amenazada, pero no fue hasta el 15 de marzo de 2020, que el gobierno le dio importancia y ya con el agua al cuello las autoridades decretaron emergencia sanitaria.

El Decreto PCM 021-2020 de forma radical suspendió las labores de las empresas públicas y privadas a nivel nacional, las graves consecuencias para todos los rubros no tardaron en llegar.

Apenas se acabó el mes de mayo, espacio que alberga la fecha dedicada a los periodistas hondureños, un rubro que hasta aquí ha sido muy golpeado por la crisis emanada por la epidemia del Covid-19, pese a que dicho sector nunca suspendió sus labores.

A continuación, el resumen del monitoreo a partir de los relatos de los protagonistas, que cuentan sus vivencias durante los primeros 75 días de oficializada la epidemia en Honduras.   

DESPIDOS Y SUSPENSIONES A LA ORDEN DEL DÍA

Argumentando que el Covid-19 golpeó fuertemente las finanzas de las empresas, los dueños de medios de comunicación no se lo pensaron dos veces y empezaron a tomar medidas drásticas.

Los más perjudicados fueron los periodistas y ello explica porque más de dos centenares de profesionales de la comunicación han sido suspendidos de sus funciones sin ningún tipo de contemplaciones.

“Desde el 15 de marzo, donde se decretó un estado de sitio a nivel nacional, un grupo de periodistas nos hemos visto afectados por ser retirados de nuestro trabajo. Sabemos que las empresas de comunicación dependen de la publicidad y por encontrarse cerradas las empresas, los comercios... no hay publicidad, y como resultado no hay ingreso para las familias de los periodistas y comunicadores sociales en el departamento”. Aseguró, Melissa Hernández, comunicadora social del departamento de Choluteca.

EL PERIODISMO INDEPENDIENTE AGONIZA

Y si los periodistas que tenían trabajos estables fueron heridos por la pandemia, que decir de aquellos que practican el periodismo independiente y que dependen de sus patrocinadores para poder pagar un espacio en una televisora o emisora.

El periodista, Alucio Cervantes, del departamento de la Paz, asegura: “Como periodista independiente, tenía algunos patrocinadores, de los cuales ya me cancelaron toda su publicidad; hemos estado sobreviviendo de algunas ayudas de familiares que actualmente viven en los Estados Unidos. Para ejercer el periodismo en tiempos de Covi-19 y poder información a la población los recursos de movilización entre otros gastos, salen de nuestro bolsillo, no tenemos ninguna ayuda”.

Los anunciantes argumentan que sus finanzas han sido lastimadas y que la publicidad de momento no es una prioridad. Y casos como este existen varios, lo cierto es que el coronavirus tiene al periodismo independiente es estado de coma.

SE DISPARAN LOS COSTOS

Mientras los patrocinadores se retiran los costos para poder ejercer el periodismo se incrementan y así lo explica Cervantes.

“No contamos con mecanismos de transporte, es verdad que la gasolina está más barata pero no tenemos recurso para su compra, a veces utilizamos una bicicleta para la movilización y poder llevar información a la población”.

En Honduras el servicio de transporte público fue suspendido desde el mes de marzo y eso también ha repercutido en la labor de los periodistas. Juvenal Pineda, comunicador social en el municipio de Victoria, Yoro, dijo que todo se ha complicado al no poder usar el transporte público.

“Ha sido una labor tediosa, porque estamos hasta  24 horas cubriendo la información y no contamos con los medios necesarios para desempeñarnos en nuestra labor y comunicar a la población, pero estamos haciendo todo lo humanamente posible para mantener informada a toda la comunidad de la crisis en salud y otros temas”.

SALVOCONDUCTOS E INFORMACIÓN A MEDIAS

Las complicaciones para hacer periodismo en tiempo de coronavirus son muchas y es que algunos comunicadores que son privilegiados al tener su propio medio de transporte también deben luchar contra los caprichos de algunas autoridades que se niegan a otorgarles un salvoconducto que les permita cumplir con sus funciones.

La comunicadora social, Melissa Hernández, asegura que de manera particular el salvoconducto se le fue denegado como directora de un medio digital, para dar cobertura a ciertas situaciones de veeduría de las entregas y cómo se están manejando los fondos que van “dirigidos a la comunidad y establece que ha sido muy difícil ejercer periodismo en el marco de esta pandemia.

Por otra parte, los periodistas con medios locales se han visto afectados por la falta de acceso a la información. De acuerdo a lo denunciado siempre a los medios de comunicación se les había tomado en cuenta dentro de los diversos comités de ayuda en el marco de emergencias similares al COVID-19, pero en esta ocasión los gobiernos locales no han permitido el trabajo integral y han dejado por fuera a periodistas y comunicadores sociales.

Y como si esto fuera poco los comunicadores deben cumplir las imposiciones gubernamentales ya que el titular del poder Ejecutivo, Juan Orlando Hernández, determinó que es obligatorio el uso de mascarilla y el no cumplimiento de esta ley conlleva sanciones monetarias.

“Cómo vamos a comprar mascarillas, si hemos perdido nuestros patrocinadores, nadie nos da equipo de bioseguridad”, exclamó Hernández.

COMUNICADORES CLAMAN AYUDA A ORGANIZACIONES SOLIDARIAS

Francis Hernández, comunicador social, hace un llamado a la solidaridad: “Soy uno de los comunicadores sociales que nos encontramos en una situación precaria, generada por la crisis de la pandemia, es un momento ¡difícil!, especialmente para los que vivimos de un sueldo o de una pauta publicitaria”.

“Los comercios se encuentran cerrados actualmente, en ese sentido, soy un comunicador social que enfrenta la calamidad domestica desde que fui aislado de forma indefinida desde el mes de marzo hasta la fecha; los recibos de la energía eléctrica, agua potable entre otros compromisos que uno tiene en el hogar, no se hacen esperar.

“Es una situación difícil y compleja; Como comunicador social estoy a la espera de alguna organización amiga, que nos pueda brindar la mano y sus gestos de solidaridad, puede ser por medio de un paliativo o de la forma que más lo consideren para poder seguir enfrentado está situación que estamos viviendo muchos periodistas y comunicadores sociales ”.

Por otra parte, lamentamos que el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH) como ente gremial y representativo de una población que se encuentra en crisis, hasta la fecha se han llamado al silencio y no se ha manifestado, ni proyectado como una muestra de solidaridad  ante la emergencia económica y  laboral que se encuentra un gran número de periodistas a nivel nacional.

La celebración del día del periodista se vio opacada por la realidad actual del gremio, lo manifiestan periodistas y comunicadores sociales a nivel nacional.

“Este año no hubo festejos, ni detalles, el coronavirus lo cambió todo, es un momento para reflexionar en cuanto a lo que significa la libertad de expresión y como actualmente este gobierno está coartando este derecho, especialmente por medio de esas leyes que se han aprobado por medio del Congreso Nacional, el código penal que está pronto a entrar en vigencia, es importante hacer análisis para el trabajo de los medios de comunicación porque lo que viene no es alentador para los que hacemos de manera honesta esta noble labor del periodismo”, dijo Alberto Cano, presidente del capítulo de la APH de Puerto Cortes.


Noticias Destacadas

Últimas Noticias

Más Leídos

  • Semana

  • Mes

  • Todo