1/3

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Los cibertataques se dan en los espacios y plataformas digitales con el objetivo de acallar mensajes de líderes y lideresas de opinión pública que promueven la democracia y ejercen su derecho a la libertad de expresión por los diferentes medios de comunicación.

El uso de la tecnología contribuyen a encubrir la identidad del agresor afectando canales informativos, como las redes sociales, y sitios web, así como el despliegue de campañas de desinformación o mensajes amenazantes que son difundidas por las redes sociales contra periodistas, defensores/as de derechos humanos, líderes políticos/as que son voces críticas del gobierno e informan sobre la poca transparencia del manejo de los fondos públicos.

Así lo denunció, el Comité por la Libre Expresión (C-Libre) en el Informe de la Libertad de Expresión (ILE), del 2019, además, señaló que “se han generado sanciones haciendo uso del  derecho penal y administrativo, principalmente para perseguir personas cuya difusión de contenido ha estado ligada a la denuncia de actos de corrupción y violaciones a los DDHH”.

Ley de Ciberseguridad = Censura

La Ley de ciberseguridad, está a un debate de ser aprobada en el Congreso Nacional (CN), la normativa significa censura según organizaciones expertas en seguridad digital, además la Ley no ha sido publicada, solo existe un documento que es el dictamen discutido el ocho de febrero del 2018 y en uno de sus considerando señala.

“El Estado de Honduras requiere conocer y actuar de una forma integral frente a las amenazas informáticas, siendo necesario contar con una estrategia que incluya la creación de instancias adecuadas que permitan ejercer una labor de ciberseguridad y ciberdefensa frente a cualquier amenaza o incidente informático que pueda comprometer información, afectar la  infraestructura critica del país y poner en riesgo la seguridad y defensa del Estado”.

De igual forma, especifican en el dictamen, como contenido ilegal la publicación hecha en un sitio Web constitutiva de incitación o discurso de odio, discriminación o de las figuras delictivas de injuria; calumnia; ciberterrorismo o terrorismo electrónico.

Además estipula que las sanciones serán con multas de 50 mil a un millón de lempiras, hasta la suspensión y bloqueo del sitio, conforme al reglamento que se establezca.

Investigar  y denunciar es “desestabilizar”

El director del programa de “El Perro Amarillo”, Milton Benítez, explicó, “los ataques han sido colocar call centers nacionales e internacionales  para cuestionar y difamar el material que nosotros subimos, denunciando que estamos desestabilizando la forma de gobierno y lo digo así por una querella por parte del Estado”.

Periodista Milton Benítez, director de El Perro Amarillo

De igual forma, explicó, que en algún momento lograron ingresar a la página de Facebook y bajaron programas, pero que el patrón ha cambiado y que sus seguidores que son más de 400 mil, están siendo atacados con denuncias que no les permite compartir publicaciones.

El equipo de investigación periodístico de El Perro Amarrillo sigue evidenciando actos de corrupción antes y durante la pandemia, la crisis migratoria que atraviesa el país, entre otros problemas sociales, por lo cual han sido atacados de diferentes formas.

Ataques sistemáticos al Perro Amarillo

Además, agregó, “hemos visto una forma sistemática de atacar el proyecto, en esta semana entraron unos ataques de call centers  que han llevado la información a las embajadas  para denunciar que nosotros estábamos en función de desestabilizar al gobierno”.

El miércoles uno de julio que el equipo de Conexihon se comunicó con el señor Benítez para entrevistarlo sobre los ciberataques, él manifestó que habían dejado en el vidrio de su carro un sobre con balas de arma de fuego y la foto de sus hijos, un acto intimidatorio que busca limitar el ejercicio de la comunicación.

El periodista, puntualizó que existe, “una escalada de violencia cibernética, call centers que vienen del Estado Mayor Conjunto, dedicados a meterse dentro de los chat para hacer campañas de desprestigio”.

Es lamentable que este sábado cuatro de julio allanaron nuevamente el estudio de El Perro Amarrillo, calificando el hecho como una “clara represalia debido a las denuncias por corrupción en las instituciones del gobierno y el sector financiero”, responsabilizaron al régimen de Hernández por no responder a las denuncias pasadas por los asaltos a las instalaciones.

Denuncias “no han sido resueltas”

Existe la Unidad de Investigación de Delitos Cibernéticos de la Dirección Policial de Investigación (DPI), creada en el 2017, ubicada en la colonia Kennedy de Tegucigalpa, que es la encargada de recibir las denuncias sobre delitos cibernéticos.

La especialista en seguridad digital, Helen Ocampo, anunció que ella ha interpuesto denuncias en esa unidad, por lo tanto ha notado que muchos fiscales no saben y no  interfieren a la unidad correspondiente, “en teoría esa unidad es la que tiene los fondos y toda la expertís correspondiente para poder procesar estos casos de delitos cibernéticos”, apuntó.

Campañas de desinformación y desprestigio contra defensores/as

Así mismo, la defensora de los derechos de la mujer, denunció que muchos ciberdelitos se encargan de criminalizar la defensoría de derechos humanos con campañas de desprestigio, comentarios de odio y desacreditación.

Ciberataque bajó la página web

De igual forma, la directora del periódico digital Criterio.hn, la periodista Emy Padilla, manifestó que el medio fue atacado en el 2016 y estaba caída la página, por eso accedieron a poner la denuncia en el Ministerio Público (MP), pero que aún no han resuelto de dónde provino la agresión.

“La fiscalía que se encarga de investigar los delitos cibernéticos, no ha investigado ni resuelto nada, cada vez que nosotros vamos al MP nos dicen que no han avanzado en los hechos y nos atienden personas diferentes indicando que no conocen el caso y estamos horas hasta que nos traen el expediente”, denunció la investigadora.

Directora de Criterio.hn, periodista Emy Padilla

Además, Padilla subrayó, que cada vez que publican noticias empiezan automáticamente los ataques al medio, tratando de desmentir las noticias, aparte de atacar a las fuentes informativas.

“Nos hemos dado cuenta que los ataques vienen de páginas o  cuentas personales de gente que no tiene  fotografía, seguidores, ni amigos y todo lo que publican  es en beneficio del gobierno y comentarios de propagandas a favor del régimen de Juan Orlando Hernández, también varias de las personas que trabajan en esos call Centers son periodistas”, señaló la generadora de opinión pública.

Criterio.hn surgió en el año 2015 y se caracteriza por ser un periodismo independiente, con lectura crítica para el análisis y la investigación sobre las estructuras de poder político y económico en el país.