La gestión estatal de la pandemia empeora y se vuelve más compleja, a mediados de julio más de 29 mil casos de contagios confirmados han rebasado la capacidad hospitalaria, los casos de corrupción carcomen la frágil institucionalidad, pero la autocensura impuesta en los medios de comunicación, la manipulación mediática, la persecución tenaz y criminal contra las formas de comunicación alternativas no han podido ocultar la verdad, esta se vuelve más traslúcida en Honduras.

Con una aterradora cifra de contagiados por COVID-19 que roza los 25,000 casos los hondureños viven una notable crisis de desconfianza en la frágil institucionalidad que duda inclusive del anunciado contagio y recuperación de Juan Orlando Hernández, que fue dado de alta del Hospital Militar, esta semana tras resultar positivo a la epidemia.

Más Leídos