Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- El 36.2 por ciento de las trabajadoras domésticas en Honduras ha sufrido algún tipo de violencia y abuso en su lugar de trabajo, uno de los primeros pasos para su revalorización y adecentamiento es la aprobación de la Ley de Trabajo Doméstico por el Congreso Nacional, algo que se espera por su aprobación desde hace cuatro años.


Así lo plantean el Centro de Estudio de la Mujer de Honduras (CEM-H) y la Red de Trabajadoras Domésticas, una organización que aglutina a varias mujeres trabajadoras domésticas originarias de todo el país y que reivindica el trabajo doméstico digno la protección física, emocional y salarial.


Entre algunas de las regulaciones que contempla esta ley destacan:
• Un salario digno.
• Diez horas de trabajo para empleadas con “dormida adentro”.
• Ocho (8) horas con “dormida fuera”.
• El pago de aguinaldo y décimo cuarto salario.
• El derecho a ser atendidos en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).
• Entre otros beneficios.

Recientemente, en el mes de enero, el CEM-H en conjunto con la Red de Trabajadoras Domésticas presentaron la investigación “Trabajadoras Domésticas Remuneradas: Las que mueven el mundo desde la invisibilidad”, dicha investigación la realizaron en cinco ciudades.

La investigación refleja que el 60.6 por ciento de las mujeres realizando un trabajo doméstico son jóvenes que en su mayoría provienen del área rural, que el 14 por ciento cursaron la primaria, el 37 secundaria y apenas el cuatro por ciento la Universidad.

Leer además: 

También la investigación muestra que el 56.1 por ciento de las entrevistadas se les niega a decidir sobre las tareas que realizan en el lugar donde trabajan, pero el dato más alarmante es que el 36.2 expresaron recibir violencia por parte de sus patronos.

Para Eda Luna, parte de la Comisión Política de la Red de Trabajadoras Domésticas, a través de esta información se busca visibilizar a qué están expuestas día a día. Enfrentamos “todo tipo de abusos, nos maltratan psicológicamente, trabajar de lunes a domingo los horarios son hasta 14 horas, no hay un contrato ni patrón definido dentro de casa”, expresó.

Honduras es suscriptor del Convenio Nº 189 de la Organización Internacional del Trabajo sobre las Trabajadoras y los Trabajadores Domésticos y su recomendación (Nº 201), pese a que el mismo entró en vigor en 2013, hasta la fecha Honduras no lo ha ratificado.

El Convenio amplia el reconocimiento de estándares laborales de trabajo decente para el sector de las trabajadoras domésticas en cuestiones claves como el salario mínimo, la limitación de la jornada de trabajo, las vacaciones y descansos remunerados, la protección de la maternidad, el acceso a la protección social y la protección de las trabajadoras domésticas migrantes.

Según estudio “Las leyes sobre trabajo doméstico remunerado en América Latina” realizado en el 2016 por ONU Mujeres, Honduras es uno de los países que no ha hecho modificaciones legales en cuanto al trabajo doméstico, además destaca que las empleadas domésticas no tienen reconocido el derecho al salario mínimo legal, la remuneración comprende la provisión de alimentos de calidad corriente y habitación, no tienen derecho al pago de horas extraordinarias, ni siquiera en días de descanso legal. En cuanto al cumplimiento de la ley del trabajo por país Honduras es uno de los que no cumple en respecto a igualdad de ley con las trabajadoras domésticas.

Además refleja que Centroamérica, México y la República Dominicana, con la excepción de Costa Rica, siguen manteniendo legislaciones atrasadas que regulan el trabajo doméstico por la vía de su exclusión y el menoscabo de derechos. Estas normas son insostenibles a la luz de las obligaciones contraídas por aquellos Estados que ya han ratificado el Convenio OIT Nº 189.

Propuestas de ley engavetadas

En Honduras en dos ocasiones se han presentado propuestas con respecto a la Ley de Trabajadoras Domésticas, la primera la realizó Yadira Bendaña en el año 2015 que en ese momento era diputada en el Congreso Nacional, en la segunda ocasión la propuesta de ley la presentó la diputada Sara Medina en el 2017.

Esta última propuesta presentada fue modificada en reuniones que tuvieron en conjunto la Comisión encargada para presentar el dictamen, la organización CEM-H y la Red de Trabajadoras, en su versión final quedó con 41 artículo que solo 8 de ellos fueron leídos en un primer debate en el Congreso Nacional cabe mencionar que, desde ese único debate en el 2018, a un año por cumplir desde el primer debate no se ha vuelto a presentar actividades al respecto de la propuesta de Ley.

Las integrantes consideran que “no hay un interés” por parte de autoridades del Congreso Nacional de remover las propuestas de dicha ley presentadas, sin embargo, manifestaron no se darán por vencida y lucharán hasta que se reconozca bajo ley todo el esfuerzo que significa realizar su trabajo.

Algunas organizaciones se han involucrado de diferentes maneras en apoyo al trabajo que realizan las trabajadoras domésticas, esto para visibilizar y sensibilizar el maltrato físico y moral por el que tienen que pasar casi todas las trabajadoras domésticas, uno de los aportes a la Red es el de la cantautora Hondureña Karla Lara, la cual realizó una canción que lleva por nombre “Somos Trabajadoras”, dedicada a la ardua labor y exigiendo un cambio a los maltratos e injusticias por los que pasan las trabajadoras domésticas.

0
0
0
s2sdefault

Noticias Destacadas

Más Leídos