Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Miles de mujeres organizadas de Honduras envían carta al Congreso de los Estados Unidos, como parte del seguimiento a la visita en Honduras de la presidenta del Congreso de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, en agosto de este año 2020, las multiples mujeres hondureñas organizadas en distintos espacios remitieron una carta a la Cámara de Representantes en Washington D.C. señalando que un plan para reducir el flujo migratorio en la región, que no tome en cuentas las necesidades y los derechos mínimos de las mujeres sería incompleto y estaría destinado a fracasar.

La correspondencia fue enviada al honorable Eliot Engel presidente del Comité de Asuntos Extranjeros, Energía y Comercio de la Cámara y directamente al despacho de Pelosi, quién en su visita por el triángulo norte adelantó que los y las diputadas iban a discutir sobre las posibles estrategias para frenar la migración mejorando las condiciones de vida de la población y no sólo apostando a medidas de seguridad, persecución y criminalización de cientos de miles de familias que solo buscan mejorar sus condiciones de vida.

“Las mujeres de Honduras, representadas por diferentes organizaciones sociales queremos agradecer su visita a nuestro país y compartir con usted la esperanza de reducir la migración por medio del fortalecimiento de los derechos humanos y el mejoramiento de las condiciones de vida de la población, en particular de los grupos más vulnerables como lo son las niñas y las mujeres” asegura la carta que posteriormente les solicita a Pelosi y a los representantes del pueblo de los Estados Unidos lo siguiente:

Por estas razones, la solicitamos a usted y el Congreso que preside:

  1. Que incluya los derechos de las mujeres como eje central de los planes de desarrollo que se implementen en el Honduras y que son apoyados por los Estados Unidos de América.
  2. Que inste al gobierno a permitir el uso libre de la “pastilla del día después” derogando el Acuerdo Ministerial 2744, de la Secretaría de Salud, para que las sobrevivientes de violencia sexual y todas las mujeres en edad reproductiva puedan evitar embarazos no esperados o no deseados.
  3. Que exija a las instituciones operadoras de justicia no dejar impunes a los responsables de feminicidios, violaciones y abusos sexuales, reforzando la legislación, las políticas y los recursos orientados a la prevención, atención y sanción de la violencia contra las mujeres. 

“Las hondureñas carecemos de los derechos sexuales y reproductivos más básicos. El uso y comercialización de la “pastilla del día siguiente” se encuentra prohibido; el aborto se encuentra penalizado en todas las circunstancias, incluso en casos de violación, incesto, inviabilidad fetal fuera del útero y peligro a la vida de la mujer embarazada” señala la carta, que apunta que actualmente Honduras es uno de los países más peligrosos del mundo para las mujeres con 2,240 feminicidios en los últimos 5 años y más de 100 mil denuncias de violencia doméstica.

En este momento miles de mujeres están en la ruta migratoria, porque no tienen que darle de comer a sus hijos, porque son víctimas de violencia, porque son víctimas de acoso, porque en sus países no hay esperanza. Si no se respetan sus derechos seguirán en la miseria y el abandono y no habrá muro que las detenga.