Por: Cesario Padilla

Tegucigalpa, Honduras (CONEXIHON).- Tras recibir amenazas de muerte, la lideresa gremial y profesional de la medicina Ligia Ramos tuvo que salir del país, informó ella junto a organizaciones del movimiento popular y defensoras de derechos humanos, en conferencia de prensa este miércoles 16 de junio.

La situación de la profesional de la medicina se intensificó hace tres semanas, cuando recibió información referente a la existencia de un plan para asesinarla, de acuerdo a un comunicado emitido por el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), el Colegio de Pedagogos de Honduras (COLPEDAGOGOSH) y la Regional Latinoamericana de la UITA (rel-UITA).

“La intensificación de las amenazas se reflejó en la existencia de una especial animosidad y hostilidad en su contra, estos actos también se manifiestan en el despliegue de equipos policiales, de personas civiles, en las afueras de su domicilio y de su entorno laboral y su rutina varias veces al día”, cita el comunicado firmado por las organizaciones.

Entre las acciones realizadas para proteger la vida de la doctora Ramos, está la solicitud de medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y que ordene al Estado hondureño la adopción de acciones para garantizar la vida, integridad y salud de la víctima y sus familiares.

En el comunicado, se puntualizó que se han presentado denuncias ante la Fiscalía Especial de Derechos Humanos del Ministerio Público (MP) y el Comisionado Nacional de Derechos Humanos (CONADEH), quienes no han dado respuesta a estos hechos contra la galena.

“Yo voy a regresar a mi país”

La doctora Ramos, brindó declaraciones a través de una video llamada donde estableció que su salida del país obedeció para salvaguardar su vida y que esta medida es de carácter temporal, ya que desea regresar al país.

Refirió que este proceso tiene como objetivo un pronto regreso. La doctora Ramos añadió que no puede dejar abandonada su lucha, ni sus pacientes.

“Yo quiero regresar a mi país, no quiero que se me quite mi derecho a circular, a expresarme y de seguir luchando por tener una salud pública que se merece la población, no voy a renunciar a esos derechos”, dijo Ramos.

Aclaró que su salida no fue a causa de su aspiración a cargos de elección popular, aunque si está relacionado.

Ligia Ramos es reconocida por su papel tanto en el gremio médico, como en las acciones realizadas por la plataforma en defensa de la salud y educación, espacio donde gestaron movilizaciones en el país durante 2019.

En octubre de 2020, Ramos denunció acciones de vigilancia por parte de la Policía Nacional frente a su vivienda, donde le tomaron fotografías a los alrededores y estuvieron por un tiempo prolongado, de acuerdo con una alerta emitida por el Comité por la Libre Expresión (C-Libre).

Ramos actualmente forma parte de la directiva nacional del Colegio Médico de Honduras (CMH) y también es presidenta de la Asociación de Médicos del Instituto Hondureño de Seguridad Social.