Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Cansados de las violaciones históricas a sus derechos laborales, los y las trabajadores de la industria textil de Honduras, Guatemala, Nicaragua y El Salvador conformaron una plataforma de lucha para la reivindicación de sus derechos.

Hasta enero de 2020 un total de 320 mil personas trabajan en las maquilas textiles en estos cuatro países que de acuerdo a la Coordinadora regional de Sindicatos de la Maquila Textil (CRSMT), un gran porcentaje de estos trabajadores han sido suspendidos y despedidos en el marco de la epidemia mundial por COVID-19.

Bajo este contexto y transcurridos más de seis meses de la llegada del COVID-19 a Centroamérica, la CRMT determinó impulsar una estrategia de incidencia ante las marcas internacionales de ropa y calzado que tienen sus industrias textileras en la región con el propósito unificado de luchar por la reivindicación de sus salarios, salud y trabajo.

“La responsabilidad social empresarial en estos momentos en que más se ha necesitado quedo invisibilizada para las personas que en ese sector (maquilas), las personas que aún no han sido incorporadas a sus labores y que se encuentra en calamidad doméstica”, detalla la nota de prensa del 16 de septiembre de la CRMT.

El documento continuo: “Consideramos que las Marcas deben contribuir a mitigar la situación de pérdidas de miles de puestos de trabajo en la región, garantizando el ingreso de los trabajares/as suspendidas y cumpliendo con los protocolos de bioseguridad ocupacional en empresas que han retornado a su productividad, todo en el marco del respeto y reconocimiento a la libertad sindical”.

Honduras: Un mes después de la llegada del covid-19, maquilas iniciaron suspensiones y despidos masivos

A inicios del abril de 2020, es decir ni transcurrido un mes de la declaratoria de suspensión de garantías constitucionales por la llegada del covid-19 a Honduras, el sector de la industria maquiladora inicio a suspender e incluso a despedir empleados apegados al PCM021-2020 que impuso un Estado de excepción el que puso en cuarentena a la mayoría de la población hondureña.

La cuarentena impuesta por el Estado, obligo a la no circulación de personas, por lo que empresas públicas y privadas cerraron su funcionamiento, a lo que los empresarios de las maquilas no dudaron en despedir y suspender empleados.  

De tal forma que cientos de empleados de las maquilas en Honduras, junto a su núcleo familiar se vieron afectados en especial los de a zona norte del país en donde la industria tiene su punto fuerte y donde además el covid-19 tiene hasta la fecha mayor reporte de casos.

Caravanas de personas trabajadores/as de las maquilas, suspendidas e incluso despedidas retornando masivamente a sus lugares de origen en donde fueron aisladas en escuelas y patronatos utilizados como sitios de confinamiento, fueron noticias en diversos medios de comunicación.

“A lo largo de esta pandemia ha sido muy duro porque en ocasiones no tenia ni como darle de comer a mis hijos y por si fuera poco nos suspendieron las cuotas del Seguro Social lo que nos suspendió además el derecho a la salud…la empresa nos dio la espalda y nos suspendieron sin mayores remordimientos”, dijo Noe Martínez un empleado de las maquilas suspendido desde el mes de mayo por la epidemia del COVID-19.

Dos meses después, en el mes de junio se evidenció que, el marco de la reactivación de la economía, los empleados fueron obligados a trabajar sin cumplir con la obligación patronal de las medidas de bioseguridad impuestas por la secretaria de Trabajo y Seguridad.

La semana pasada, las trabajadoras de la maquila de Honduras realizaron un conversatorio virtual sobre las condiciones laborales de las trabajadoras en tiempos de pandemia, donde cuestionaron las múltiples violaciones a sus derechos.

De igual manera las trabajadoras de la maquila, denunciaron el incumplimiento de la Ley de auxilio al sector productivo y a los trabajadores ante los efectos de la pandemia provocada por la COVID-19, la que contemplaba la asignación de un bono a los trabajadores suspendidos durante la pandemia. 

Finalmente, las organizaciones sindicales de Honduras, Nicaragua, El Salvador y Guatemala, agrupadas en la Coordinadora Regional de Sindicatos de la Maquila Textil Centroamericana, buscarán recuperar los salarios de 200 mil operarios suspendidos de sus puestos de trabajo durante la pandemia del COVID-19.

Últimas Noticias

Más Leídos

  • Semana

  • Mes

  • Todo