Colors: Blue Color

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- “Las Fuerzas Armadas no deben participar en las tareas de seguridad, y mucho menos para restringir o violentar los derechos de las personas a manifestarse pacíficamente”. Es parte de una carta enviada este viernes por la directora para las américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara- Rosas a las autoridades hondureñas.

0
0
0
s2sdefault

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Una revuelta ciudadana en diferentes sectores del país terminó con dos personas fallecida y al menos 19 personas heridas. Mientras una tensa calma reina en Honduras este jueves, donde aún se mantienen tomas en más de 40 puntos a nivel nacional, diversos actores anuncian que la crisis podría agudizarse en las próximas horas.

En la jornada confluyeron las demandas de la escala básica de las Fuerzas Especiales de Seguridad, el sector transporte, la Plataforma por la Defensa de la Salud y la Educación a lo que se sumó un proceso acarreado desde hace dos años considerado como el hartazgo popular que demandaba la salida del actual mandatario, Juan Orlando Hernández.

De acuerdo con el informe oficial del Hospital Escuela Universitario (HEU), en las últimas horas ingresaron a la sala de emergencias 21 personas heridas, de las cuales dos fallecieron, Luis Enrique Maldonado (29) y Erick Peralta (38), que ingresaron al hospital un impacto de bala en la cabeza y politraumatismos diversos.

Asimismo, se informó que, del total de los heridos, 17 ingresaron con lesiones producidas por arma de fuego, en diferentes sectores de la capital hondureña.

En el último mes se ha conformado la Plataforma por la Defensa de la Salud y la Educación exigiendo en primer lugar que se derogaran los Decretos del Presidente en Consejo de Ministros (PCM) que los vulneraban sus derechos adquiridos y abrían el camino para los procesos de privatización de servicios en los servicios públicos.

La toma a inmediaciones del anillo periférico en la capital hondureña.

¿Diálogo o monólogo?

El gobierno nacionalista de Juan Hernández ha instalado un diálogo convocando a sectores de médicos y maestros afines al Poder Ejecutivo, pese a que fueron desautorizadas por las bases de ambos gremios. La acción fue considerada como una estrategia para desmovilizar a la Plataforma por la Defensa de la Salud y la Educación.


Desde las organizaciones de derechos humanos existe “un fuerte proceso de búsqueda de la reorganización social”, tras las protestas desencadenadas por la crisis política del país, que ha mantenido durante dos años movilizaciones en diferentes regiones, y que provocó la muerte de más de 43 personas.

“En este imaginario no existen actores y dirigentes fuera del gobierno, capaces de identificar conjuntamente con la población dichos problemas, dimensionarlos y plantear soluciones efectivas con los recursos disponibles”, sostiene el escritor y analista, Javier Suazo.

“La Plataforma por la Defensa de la Salud y Educación, ha emplazado al gobierno para que cumpla varias condiciones necesarias para participar en el diálogo, que permitan garantizar un grado mínimo de credibilidad en las actuaciones y solución de los problemas enfrentados, como ejemplo el abandono de la salud preventiva, deterioro permanente de las escuelas y centros de salud (...) El gobierno ha respondido sacando policías y militares a las calles, con amenazas de ser menos tolerante con los manifestantes, lo que implica, a criterio de dirigentes de la Plataforma, aumento de la represión y violencia. Producto de ello se capturaron varios jóvenes estudiantes, donde se les interrogó y fichó como delincuentes, sin permitirse -en el acto- la presencia de defensores de derechos humanos”, apuntó.

Consejo de Defensa activado

Cuenta oficial de Twitter de Juan Orlando Hernandez.

Tras las intensas jornadas de protestas, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, informó este jueves que solicitó una reunión urgente con el Consejo de Defensa y Seguridad.

Además a través de su cuenta oficial de twitter, aprovechó también para felicitar a los representantes del sector de transporte de carga y servidores públicos por el acuerdo alcanzado ayer. “Hablando se entiende la gente; Honduras, como cualquier otro país tiene muchos desafíos que enfrentar y hoy el país requiere de escucharnos y de entendernos”, compartió el mandatario en sus redes sociales.

Igualmente, en una comparecencia pública en el Foro de Canal 10, Hernández señaló que “hay un antes y un después en la política nacional (…) a nosotros nos eligieron por cuatro años y ese es el compromiso, si usted me dice que en una tempestad va a dejar su camino porque se va a mojar, eso marca quien es usted como persona y sé que lo que el mundo vive es muy diferente a los momentos de hace diez años, pero nosotros seguiremos sin desenfocarnos, porque quienes están con ese planteamiento son los que quisieran que les prestáramos atención y dejar lo que tenemos que hacer. Yo vine a esta posición a hacer lo que tengo que hacer, y eso es seguir luchando contra aquellos que quisiera que no estuviera aquí, para seguir haciendo de las suyas en el mundo del narcotráfico, en las maras y pandillas, para seguir haciendo lo mismo sin cumplirle al Estado lo que tiene que cumplirsele”. Días antes el mandatario insinuó la posibilidad de una segunda reelección.


Sectores de oposición exigen la salida del poder del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, a quien acusan de "usurpador" y de haberse reelegido en 2017 violentando la Constitución mediante un "fraude", quien además ha sido investigado por supuestos nexos con el narcotráfico.

En varias ciudades de Honduras, que sigue sumida en una crisis social, política y económica que se agudizó con las protestas de maestros y médicos iniciadas en mayo para exigir mejores sistemas de educación y salud pública.

Sector transporte en Casa Presidencial.


Transporte llega a acuerdos, pero policías siguen "acuartelados"

Representantes del sector transporte de carga pesada y el Gobierno lograron anoche un acuerdo que contiene once puntos, lo que permite suspender las acciones de protesta y tomas que mantenían desde el pasado lunes. Con esto se normalizará el abastecimiento de combustible, no obstante, en al menos dos cuarteles de la Policía Nacional en la capital, continúan en paro de “fusiles caídos”.

Entre los principales acuerdos, se señala el reconocimiento de la agilización todos los trámites ante la Dirección Adjunta de Rentas Aduaneras (Dara), la movilización de mercancías con destino a Panamá exclusivamente por transporte hondureño, así como la autorización sin limitaciones de antigüedad de las unidades de transporte en operación.


El Instituto Hondureño de Transporte Terrestre también se comprometió a realizar un estudio de la tarifa que cobran las empresas de logística e intermediarios para la prestación de los servicios y a habilitar básculas 24 horas del día. Así como el llamado públicamente a toda la empresa privada sobre el cumplimiento del pago del US$ 1.24 de dólar por kilómetro recorrido ida y vuelta.

Mientras continúa el paro de un grupo de policías de la Dirección Nacional de Fuerzas Especiales (DNFE), que se declararon en rebeldía este 19 de junio, se inició la salida de elementos de la Policía Militar a diversos barrios y colonias de Tegucigalpa.

Sobre esto, Hernández aseguró que tiene en su poder información que responsabiliza a oficiales que fueron depurados como promotores de la actual rebelión. "Nosotros hemos hecho una fuerte inversión en la Policía Nacional. Sus salarios no son malos. Muchos ganan entre 12,000, 13,000 hasta 15,000 lempiras aproximadamente”. Además, “hemos trabajado en la mejora de sus instalaciones y sus postas policiales", expresó.


Lea además: En Honduras, 60 escuadrones militares y policiales no frenan la violencia

 

Protestas a inmediaciones de la colonia La Fraternidad, sobre el bulevar Los Próceres.


Continúan las protestas

Las protestas continúan este jueves en más de 30 puntos del país. En horas de la mañana un grupo de manifestantes se tomó la carretera que comunica con el sur del país, a inmediaciones de la colonia El Manantial, los manifestantes colocaron llantas y le prendieron fuego en medio de la calle, con el propósito de obstaculizar el paso de vehículos.

Desde la noche del miércoles en Tegucigalpa, se reportaron varias protestas con tomas de calles y los principales barrios y colonias. En medio de las acciones de protesta, algunas personas irrumpieron violentamente en negocios y los saquearon en sectores como la Kennedy y en la Torocagua.

Medios locales de prensa informaron de que también hay quemas de neumáticos y tomas de carreteras en ciudades como  El Progreso, La Lima, Santa Bárbara, Santa Rosa de Copán, La Ceiba, Comayagua y Danlí, en el norte, occidente, centro y oriente de Honduras, entre otras.

La noche del miércoles, muchos hondureños se han alarmado y volcado a los supermercados para abastecerse de alimentos, agua y otros productos, mientras que otros buscaban llenar sus autos de combustible, que comenzó a escasear desde el martes 18 de junio.

También se reportó el bloqueo de la carretera CA-5 a inmediaciones de Villanueva, Cortés, en donde los manifestantes impidieron el paso por varias horas.

Aprovechando las acciones de protesta que se realizaban la noche del miércoles en varios puntos de la capital, antisociales se introdujeron a las oficinas de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC), de la colonia 21 de octubre, de donde se llevaron equipo y causaron daños.

De acuerdo con el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), el microempresario, Roberto Ismael Nuñez Castellanos, de 36 años, fue capturado por la Policía Preventiva, durante la represión de unaprotesta social cerca del parque Finlay, en el casco histórico de Tegucigalpa. Cofadeh denunció que al menos 10 efectivos policiales lo atacaron a golpes, incluso una bala de goma le impactó en la espalda.

Finalmente las universidades públicas y privadas han suspendido toda actividad académica por el temor ante nuevas protestas.

 

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Un grupo de agentes de la Policía Nacional de Honduras se declaró este miércoles en paro de labores de “fusiles caídos”, anunciando que están en contra de la represión cometida por ellos mismos al pueblo hondureño.

La crisis política de los últimos meses ha desembocado en jornadas intensas de represión lideradas por las fuerzas especiales de seguridad del Estado, que de acuerdo con el último informe del Comité de Familiares Desaparecidos de Honduras (COFADEH), se registran más de 42 manifestaciones reprimidas desde el 30 de mayo a la fecha.


Lea también:
Honduras: criminalizar la protesta es la mayor agresión a la libertad de expresión
Con gas, balas y criminalización, gobierno responde a demandas de Magisterio y Médicos
CIDH: Crisis política aumentó el riesgo para la libertad de expresión en Honduras
Con asesinatos y represión, Gobierno tira a la basura reclamos internacionales


Los agentes de la Policía que paralizaron labores explicaron que ellos “no quieren reprimir a la población”, pero que se ven “obligados por mandos superiores”.

"Somos sometidos a trabajos forzosos como ir a reprimir al pueblo. Ir a desalojar a personas, familias que quizá no tienen ni para el diario vivir, ni para movilizarse de un lugar a otro. Solo le pedimos a la población mil disculpas si en algún momento hemos actuado mal en algún momento", indicó un agente de la Policía, que daba declaraciones a la prensa junto a otros dos oficiales, todos ellos con su rostro cubierto.

Además, exigieron que se garantice el respeto a los derechos humanos y expresaron su "descontento ante el pueblo hondureño por la crisis que se vive".

El agente encargado de leer el comunicado dijo que "la escala Básica de la Policía Nacional ratifica su compromiso en favor del pueblo hondureño de mantener la garantía de no represión contra nuestro pueblo".

No obstante, la acción de protesta es vista con recelo por parte de organizaciones de derechos humanos que han recordado el “paro de fusiles” ocurrido el año anterior, cuando la población hondureña se apostó a las sedes policiales en solidaridad con los uniformados atrincherados en el cuartel principal de Casamata.

El vocero policial explicó también que "seguimos en la lucha para que el Gobierno mejore o ceda ante esta amenaza que tenemos en frente".

Tras la última acción de protesta, al exagente Johnny Alexander Carrasco Espinoza fue acusado como líder de una banda de secuestradores y quien fue destituido de la institución luego de participar en las protestas después del fraude electoral. El exoficial fue el vocero de la acción de protesta que realizaron lo Cobras pidiendo no ser utilizados en las manifestaciones.

Pese a esta acción el "a los demás compañeros les digo: no se dejen atemorizar. Hay comisionados del alto mando. Nos amenazaron de que todo preventivo que se una a esta lucha será sometido a una audiencia de descargo y despido. Si así es... en el caso de nosotros (subcomisionado de Policía Lenin Yovany) Morel Andino fue quien nos amenazó.

Dijo que él iba a tomar cartas en el asunto y que él se iba a encargar de que todo preventivo que se una a esta lucha será despedido", sostuvieron.

Agregó que tras la crisis política que se generó tras las elecciones de noviembre de 2017, se informó que expusieron siete puntos para mejorar sus condiciones de trabajo, estos, según ellos, fueron violentados.

Igualmente condenaron el “acoso laboral y sexual que sufren nuestras compañeras policías estas denuncias no son investigadas que dañan la integridad de estas féminas”.

Y exigieron a la comisión de Depuración se realicen las investigaciones para la separación de los miembros de estas fuerzas de seguridad, al explicar que se ha anunciado de forma interna que todo miembro activo separado de la Policía Nacional no tendrá derecho a prestaciones, por lo que existe una preocupación sobre “donde quedarán nuestras familias”.
Finalmente indicaron “Nosotros solo le decimos al pueblo que siga luchando y que tienen una lucha justa, la Constitución de la República nos indica que todos tienen el derecho a la protesta. El pueblo tiene derecho a manifestarse, pero represión de parte de nosotros ninguna”.

En horas de la mañana trascendió en diversos medios locales que los Cobras se habían declarado en "fusiles caídos" en demanda de aumento de salario prometido desde el año pasado, por lo que en un comunicado la Secretaría de Seguridad informó que se registró un incidente con miembros asignados a la Dirección Nacional de Fuerzas Especiales (DNFE), quienes solicitaron ante medios de comunicación mejores condiciones laborales.

De acuerdo con el comunicado, el Director General de la Policía Nacional ordenó la revisión de las jornadas labores de los miembros de la carrera policial, debido a la duplicidad de turnos que están cumpliendo para atender la situación que atraviesa el país. "En relación a mejoras salariales desde el mes de enero del presente año se solicitó a la Secretaría de Finanzas un análisis de fondos para hacer efectivo un incremento a la partida de sueldos de los policías", indicaron en el comunicado público./Fotografía portada: Cortesía UneTv

En horas de la noche, mientras se intentaba cubrir la noticia la periodista Brenda Moncada, del canal Hable Como Habla fue agredida junto a su equipo de transmisión, HCH, condenó la acción indicando que se habían lanzado al menos tres bombas lacrimógenas fueron lanzadas al interior del vehículo de transmisión.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault