En solidaridad con el Padre Melo y Salvador Zúniga

En solidaridad con el Padre Melo y Salvador Zúniga

                                                                                                                                 Foto: ConfidencialHN

Cuando iniciamos la redacción de este artículo, tuvimos la intención de poner en el encabezado de este titular en defensa y no en solidaridad, como se presenta. Después meditamos y reflexionamos que ni el reverendo Ismael (Melo) Moreno Coto, director del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación, ERIC y Radio Progreso, ni nuestro especial amigo indigenista y líder político y social Salvador Zúniga, coordinador de la Coordinadora Indígena del Poder Popular de Honduras, (CInPH), necesitan un ápice de alguien que  los defienda. Ambos son estrellas rutilantes con luz propia y radiante.

Del padre Melo, premio noruego RAFTO 2015, hay muchísimo qué decir por su entrega abnegada al pueblo hondureño en estas dos instituciones de la Compañía de Jesús, conocidos como padres jesuitas. Su prestigio nacional es de sobra conocido, pero posiblemente su figura más trasciende internacionalmente, de manera especial en aquellos países con un alto IDH, que son respetuosos de los derechos ciudadanos y propenden el bienestar de sus pueblos.

En la historia de SALVADOR ZÚNIGA pende un hermoso hecho histórico, ser --junto con su esposa la siempre querida y recordada lidereza, Berta Isabel Cáceres Flores, Premios Goldman y Shalom-- y otras personas, los fundadores del imbatible COPINH, una coordinadora de organizaciones populares e indigenistas de mucha pujanza y compromiso con Honduras.


El padre MELO fue un amigo y consejero muy cercano de estos esposos,  con quienes siempre mantuvo vínculos sociales y políticos y una confianza puesta a toda prueba. En una carta publicado en el New York Time, el periodista Emiliano Ruiz Parra , señala: Ismael Moreno Coto, mejor conocido como el padre Melo, era amigo íntimo de la líder ecologista y de su esposo, Salvador Zúñiga, desde hacía más de dos décadas. Esa pareja fundó el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas (COPINH) en 1993. Durante 25 años de matrimonio, Berta y Salvador pasaron por diversas separaciones y reconciliaciones, y Moreno fue amigo y consejero de ambos.

Esta solidaridad la externamos por las implicaciones que las instituciones de la dictadura del régimen de Juan Orlando Hernández, JOH, pretenden hacer sobre ellos, más en venganza por los serios señalamientos que organizaciones de mucho prestigio internacional como Global Witness, Oxfam y otras, con las que se relacionan estos dos personajes, han hecho en contra de este espurio gobierno que somete a un pueblo tan generoso como el hondureño a sus antojos dictatoriales y arbitrarios.

En un Comunicado Público de fecha 30 de marzo 2017, encabezado por el COFADEH y avalado por unas 20 organizaciones hondureñas en su numeral 6º. expresan: La sucia campaña – diseñada y difundida por asesores de imagen del modelo continuista de miseria y muerte -- es en respuesta al posicionamiento claro, independiente y firme de Moreno y Zúniga frente al desplome del golpismo de 2009 – 2017, que ha confirmado una ilícita asociación política, económica, militar y religiosa para saquear a Honduras al estilo de los delincuentes organizados. Y que pretenden continuar por la vía electoral en noviembre próximo.

¡Adelante amigos, MELO y SALVADOR estamos incondicionalmente  con ustedes!