Alianza por los derechos humanos condena asesinato de defensor

Fotografía del defensor Roberto Gómez tomada ayer 22 de junio de 2017, cuando acompaño a los estudiantes en los juzgados.

La Alianza por los Derechos Humanos condenó el asesinato del defensor de los Derechos Humanos Roberto Gómez, ocurrida la mañana de este viernes 23 de junio cuando se dirigía a su trabajo.

Por su importancia reproducimos de manera íntegra el comunicado de las organizaciones.

Comunicado

“Quiero que mis hijos tengan una educación pública de calidad, sin represión ni autoritarismos” Roberto Gómez.

La Alianza por los Derechos  Humanos integrada por el Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), El Comité por la Libre Expresión (C-Libre), El Observatorio Ecuménico Internacional de los Derechos Humanos (OEIDH) y el Centro de Prevención Tratamiento y Rehabilitación de Víctimas de la Tortura y Sus Familiares (CPTRT), lamenta y condena el asesinato del defensor de los derechos humanos Roberto Gómez padre de uno de los estudiantes criminalizados por las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

El defensor decidió ayer 22 de junio no ir a su trabajo para acompañar a los 20 estudiantes judicializados en los juzgados de lo penal de Tegucigalpa, donde se desarrolló la Audiencia Inicial por participar en la toma del edificio administrativo de la Universidad.

Gómez participó de manera activa en diferentes reuniones con organizaciones defensoras de  los derechos humanos para reivindicar los derechos estudiantiles sobre el derecho a la educación, el derecho de reunión pacifica, acceso a la justicia y el debido proceso en las acciones de criminalización contra los estudiantes.

La Alianza reconoce como un defensor de derechos humanos a Roberto Gómez, según el artículo primero de la Ley de Defensores y la Declaración de Defensores de las Naciones Unidas.

Advertimos nuestros fundados temores sobre el riesgo de ataques a la integridad física de los estudiantes universitarios, madres, padres, familiares de los estudiantes y miembros de organizaciones de derechos humanos, con fatales desenlaces como el ocurrido esta mañana.

Por esa razón, las organizaciones de derechos humanos llevamos el tema de la crisis en la UNAH, ante el Consejo Nacional de Protección para las y los Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de la Justicia, para prevenir que se diera un asesinato como el que observamos esta mañana, sobre todo porque el discurso estigmatizante genera un ambiente de propicio para el ejercicio de la violencia.

Por ello, la Alianza exige una investigación efectiva y real del asesinato del defensor Roberto Gómez y que no se vayan a generar capturas de chivos expiatorios en su caso.

El Estado debe investigar este asesinato, desde el enfoque del asesinato a un defensor de derechos humanos, por cuanto defendió los derechos estudiantiles, el derecho de reunión pacifica, e acceso a la justicia y el debido proceso hasta el día de su asesinato.

Que el Estado a través del Sistema Nacional de Protección asuma la crisis universitaria como una crisis de derechos humanos, que puede generar más ataques contra la integridad física de quienes defienden sus derechos.

Que se sancione todo el discurso estigmatizante de parte de las autoridades universitarias que están promoviendo el odio y poniendo en peligro la vida de los estudiantes y sus familiares. 

Tegucigalpa 23 de junio de 2017.

Alianza por los Derechos Humanos.