¿Actitud ejemplar gringa?

¿Actitud ejemplar gringa?

Por: Rodolfo Cortés Calderón.

Siempre que escribimos algo que implica a Estados Unidos, pensamos en los amigos y personas honestas y solidarias que conocemos en aquel país y que a veces no son merecedoras de lo que decimos. No obstante, lo que la mayoría de los críticos opinamos sobre los gobiernos estadounidenses no es por sus ciudadanos en general a quienes admiramos, sino, por su institucionalidad y sus gobernantes que tratan de imponernos prácticas que ellos no cumplen.

Hay tres temas que nos han llamado la atención en los últimos tiempos y que tienen que ver con Honduras y Estados Unidos: El primero, la actitud de la  Fiscal General de Estados Unidos, Loretta E. Lynch, que abrió a finales de 2015 antejuicio a dirigentes corruptos de la Federación Internacional de Fútbol Asociado, FIFA, a nivel mundial y que arrasó con el ex presidente de Honduras Rafael Leonardo Callejas Romero, hoy preso en aquel país junto a otro compinche hondureño; el segundo, la conducta de la jueza del Distrito Sur de Nueva York, Estados Unidos, Lorna Schofield , que juzgó y sentenció a Fabio Lobo, hijo del expresidente de Honduras Porfirio Lobo Sosa a 24 años de prisión y, el tercero, los señalamientos muy críticos que el periódico New York Times, hizo el sábado 07 de octubre 2017 sobre el involucramiento de  políticos hondureños, incluido el actual presidente Juan Orlando Hernández Alvarado, en el narcotráfico.

Sobre la corrupción en la FIFA, y en el señalamiento a casi un centenar de implicados, entre ellos Rafael Leonardo Callejas y Alfredo Hawitt, ambos de Honduras, la Fiscal Lynch apuntaba: “No contentos con secuestrar el deporte más popular del mundo por décadas con ganancias ilícitas, estos acusados trataron de institucionalizar su corrupción para asegurarse que podían vivir de ella, no por el bien del juego, sino para su propio engrandecimiento personal y aumentar sus riquezas”.

“El mensaje de este anuncio debe quedar claro para todos los culpables que permanecen en las sombras, con la esperanza de evadir nuestra investigación, no vais a escapar”, advirtió la Procuradora durante una rueda de prensa.

En lo referente a la acción de la jueza Schofield en un artículo publicado por el diario hondureño LP el 05 de septiembre 2017 se lee en relación a la solicitud de clemencia que le hiciera el acusado por narcotráfico Fabio Lobo para reducirle la pena: “Usted usó sus conexiones…(    ) abusó de quién usted era”. Se refería a que él era hijo nada más, ni nada menos, que del presidente de la República de Honduras, Porfirio Lobo Sosa.

La jueza Schofield determinó que el testimonio del capo narco (DEVIS LEONEL) RIVERA MARADIAGA era “creíble” y que FABIO LOBO puede ser considerado como “gerente o supervisor” en el esquema criminal, un rol agravado.

El exjefe de Los Cachiros (Rivera Maradiaga) también acusó al ex presidente Porfirio Lobo Sosa, a su hermano Ramón “Moncho” Lobo, al actual ministro de Seguridad Gral.Julián Pacheco y al diputado Antonio (Tony) Hernández, hermano del presidente Juan Orlando Hernández, de ayudar al cartel a cambio de sobornos.

Mientras tanto en otro episodio de esta imparable corrupción en una publicación del sábado 07 de octubre 2017 el NYT señalaba sobre el narcotráfico y la corrupción en Honduras, entre otras notas las siguientes:

“Preocupado por la posibilidad de extradición a Estados Unidos (Devis Leonel) Rivera dijo que pagó más de 400,000.00 dólares en sobornos al presidente Porfirio Lobo (Sosa), antes y después de las elecciones de noviembre 2009…”

“Este verano, el Gobierno, a través de la DEA, mostró que en 2013 (Devis Leonel) Rivera, secretamente, grabó una conversación con otro narco hondureño que afirmó haber hecho un pago de 250,000.00 dólares destinado a Juan Orlando Hernández, quien luego se convirtió en presidente de Honduras…”

Lo triste de estas historias que comprometen seriamente a dos expresidentes del Partido Nacional de Honduras (Conservador), es que el actual presidente, JOH, también del Partido Nacional en un afán inmoral, desmedido y violatorio de la Constitución de la República piensa reelegirse como presidente para el cuatrienio 2018-2022 con el beneplácito de los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Europea.

Pero en Honduras han pasado históricamente muchos actos de corrupción que el pueblo llama AZOS: Guineazo, Chinazo, Lapizazo, Carretillazo, etc. donde también gobiernos militares y liberales como OSWALDO LÓPEZ ARELLANO, ROBERTO SUAZO CÓRDOVA, JOSÉ MANUEL ZELAYA ROSALES y otros se han visto implicados, sin que la Ley—entiéndase Ministerio Público o Corte de Justicia-- hayan hecho las pertinentes indagaciones, juicios y/o castigos.

Esta es una pequeña radiografía de las desgracias de un generoso y noble pueblo llamado Honduras.

10 de Octubre 2107